lunes, 22 de mayo de 2017

TRAZOS…TIME

*El alcalde de Zihuatanejo y la limpieza de la autoridad
Federico Nogueda
Así como los medios y columnistas tienen el derecho de ejercer su libertad de expresión sobre la labor del alcalde, así también el edil tiene su libertad de ser escuchado, y precisar ante las críticas tan naturales que ha sido objeto.

La experiencia vivida la semana pasada por parte del alcalde de Teniente José Azueta Zihuatanejo, Gustavo García Bello, alcanza el dicho popular: ‘Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar’.
El abogado García Bello, fue muy precisó y corrido al momento que se dieron estos acciones, cuando el Ejército y fuerzas federales tomaron el control de su policía, por la presunta filtración de la delincuencia en sus filas.
El alcalde aguanto vara como se dice en el lenguaje popular, ante las declaraciones que surgieron como notas y comentarios en los diferentes medios del estado en el momento de la detención de los 60 policías preventivos.
En sus primeras declaraciones se justificó en el sentido de decir que careció de dinero en su momento para liquidar a los preventivos, además de reconocer que la vida del alcalde corre peligro, temor hacer asesinado ante la posible acción de haberlos dado de baja.
No obstante, estas irregularidades que estuvieron viviendo en su municipio en su momento las advirtió al gobierno del estado en reuniones pasadas y a la propia federación, incluso las anteriores dos administraciones dijo que también la pensaron para liquidar a los policías municipales.
Ahora bien, el hecho que maneja y defiende el alcalde no es porque sus 60 policías preventivos fueron detenidos, bajo los cargos de participación en los delitos de delincuencia organizada, portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército y Fuerzas Armadas, acopio y contra la salud.
Sino, por el despliegue propagandístico que le realizaron algunos medios y críticos en particular, en desviar la realidad de los hechos, a consecuencia de acuerdo al alcalde, por haberle retirado sus jugosos contratos y apoyos mensuales.
Ahora, sin el afán de justificar nada, ni como consuelo que pueda darle al alcalde de Zihuatanejo, el manejo que le dieron algunos de sus críticos es como si su circunstancia sea la única, y que los demás ayuntamientos no tengan ningún problema de presuntas acusaciones de filtración de la delincuencia.
Es decir, lo agarraron como si fuera el único caso y ya no hay más en los 80 municipios restantes, si todos sabemos, de acuerdo a los mismos alcaldes que han declarado que han sido objeto de amenazas.
Y en reuniones con el gobernador han externado la situación de sus policías, como la región Centro, Tierra Caliente, Norte y otros más municipios. La idea de acuerdo al abogado García Bello es que no se politice un fenómeno que no es exclusivo de su municipio, sino de casi todo el estado.
Habrá que esperar los resultados de los 20 policías que están bajó un proceso penal, de los delitos que se les acusa.
La experiencia de Zihuatanejo ahí está, ahora le toca al alcalde seguir con un cuidadoso trabajo, estar más alerta de su administración, como realizar cambios en su gabinete, hay varias áreas que son cuestionadas por su falta de capacidad para operar, es sano realizar cambios.

2 comentarios:

  1. LA FALTA DE CAPACIDAD ES DE EL, QUE NO HA SABIDO REACCIONAR A TIEMPO, NO VE, NO SE ENTERA DE NADA Y MUCHO MENOS EN MATERIA DE SEGURIDAD

    ResponderEliminar
  2. NO LO DEFIENDAS FEDERICO NOGUEDA, TODOS SABEMOS QUE GUSTAVO NO DA EL ANCHO COMO PRECISO DE ZIHUA

    ResponderEliminar