viernes, 2 de junio de 2017

MEMORÁNDUM

*** Ganar-ganar.
Gerardo Ruano Cástulo
Cuando existe empatía es más fácil aterrizar en los acuerdos. La empatía es una virtud. Saberse poner en los zapatos del otro no es fácil. Mucho menos, cuando el trato se llama, ganar-ganar. Que todos ganen. Nada de avasallamientos o sometimientos. Trato digno y de respeto.

Así podríamos ejemplificar, la relación que existe entre el Gobierno del Estado y el Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero, por sus siglas SUSPEG. Una muy buena relación, entre el Gobernador, Héctor Astudillo Flores, y el líder sindical, Adolfo Calderón Nava.
Hoy, esa magnífica relación vuelve a entregar buenas cuentas. En especial ahora, que la situación financiera del estado no es la mejor. Y que ha obligado al Gobernador y sus colaboradores a poner toda la imaginación y el talento para que no haya parálisis gubernamental. Que los programas sigan caminando. Las obras se sigan levantando.
Esa parte, de dar buena lectura a la situación, es lo que muchas veces olvidamos también del líder estatal del SUSPEG, quien lejos de pensar en movilizaciones, se ha enfocado en sumar esfuerzos, contribuyendo a la estabilidad y armonía. Lo que requiere Guerrero, es del trabajo de su gente.
En medio de la situación complicada, lo que sobresale, es la voluntad de ambas partes. Su empatía ante la cuesta. Y que por lo mismo, se han sentado por largas horas en mesas de trabajo y análisis del pliego petitorio, a efecto de buscar la forma de generar más beneficios para los trabajadores.
El saldo, es que la burocracia del estado recibirá el 8 por ciento de incremento salarial, además de incrementos en bonos y por años de antigüedad. Se lograron más bases y recategorizaciones. En fin, ante lo estrecho para maniobrar las finanzas, es un buen resultado.
Lo es, porque en el ámbito federal, si recordamos, el incremento otorgado a sus trabajadores superó ligeramente el 5 por ciento. En tanto, el incremento al magisterio federal, estuvo por debajo del 4 por ciento.
En un momento crucial, de la vida del país y el estado, el 8 por ciento de incremento al salario suena bien. Una conquista generada a partir de los consensos. De la revisión de las finanzas del Estado. No olvidar, que éste incremento, impacta directamente en el futuro aguinaldo.
Ahí se ve la voluntad del Gobernador, Héctor Astudillo Flores, quien pese a tener poco margen de maniobra, vuelve a refrendar su alianza con la burocracia. Se pone del lado del líder del SUSPEG, Adolfo Calderón Nava, para que juntos, hoy estén entregando un buen saldo.
Lo hemos dicho, siempre será mejor trabajar, en un marco de respeto. De un trato digno. Donde exista un pacto de ganar-ganar. Donde todos sumen en bien de la estabilidad y la armonía.
La relación Gobierno-SUSPEG, es una relación madura y ejemplar. Con buenos resultados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario