martes, 1 de agosto de 2017

La Columna de angel irra carceda

-Urge reformar la Ley 701.
-Ya basta de abusos.
-IEPC y el TEE, ejemplos
En serio que urge que al seno del Congreso local definan con precisión las reformas a la Ley 701 de Reconocimiento, Derecho Y Cultura de los Pueblos y Comunidades Indígenas del Estado.

Este proceso legislativo tiene que agilizarse para que quede con exactitud cómo y en dónde (si ese fuere el caso), operarían los grupos de autodefensa o policías comunitarias.
Como se sabe, la Ley 7 01 reconoce únicamente a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), con principios definidos en materia de impartición de la justicia.
En su zona de influencia, básicamente indígena, a la CRAC le tienen reconocimiento, y de hecho fue la que creó la Policía Comunitaria.
Pero surgieron otras fuerzas. La Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado (UOPOEG), es el ejemplo más visible.
Nació en Costa Chica y de ahí se fue extendiendo hasta hacer presencia en la Sierra.
El Frente Unido para la Seguridad y el Desarrollo  del Estado, es otro grupo.
Y entre ambos grupos de autodefensa se han registrado diferencias que llegaron incluso a enfrentamiento armados que cobraron vidas.
Los casos más recientemente sonados han  tenido lugar en el Valle de El Ocotito, municipio de Chilpancingo, y en Juan R. Escudero (Tierra Colorada).
A ambos grupos se les ha señalado de una presunta relación con grupos del crimen organizado. Lo que de suyo es sumamente grave.
Debido a esto es imperioso que los diputados locales le entren de lleno a  este tema, porque no es cosa menor.
Fundamentalmente, los mandos de la UPOEG de pronto se volvieron contestatarios ante los gobierno federal y estatal, en temas que suponen son un ataque a sus intereses.
Las posiciones que asumen llegan al grado de entenderse como un reto a la autoridad federal y a la estatal.
Y por esto, insisto, los legisladores locales deberían no desentender del asunto. Porque declaran, declaran y declaran sobre el tema, pero nada concreto hacen para armonizar la Ley 701.
Que tengan presente que el propio Bruno Plácido Valerio acusa que desde las entrañas del gobierno, hay quienes provocan enfrentamiento entre estos grupos de autodefensa o policías comunitarias.
Pero, como siempre en este juego mediático, suelta señalamientos a medias. No aporta nombres y menos apellidos.
Debieran agarrarle la palabra, en eso de que la UOPEG está dispuesta a una depuración de sus elementos.
Así, las cosas, la pelota continúa en la cancha del Congreso del Estado.  Ojalá y que ya le entren con decisión y resuelvan este caso.
VERDADEROS INSULTOS.-Cómo que en el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado (IEPEC), ninguno de sus integrantes ha presentado su declaración patrimonial.
Pues que no es una obligación cumplir con la pomposa Declaración 3de 3? Y ¿cómo que esa información la clasificaron de “reservada”?
Y, además, ¿cómo que los próceres que integran el Tribunal Electoral del Estado (TEE), tienen sueldos superiores al del gobernador?
No les digo. Por eso la desconfianza ciudadana. Esos abusos son verdaderos insultos al pueblo.
¿Quién diablos somete al orden a esas personas

No hay comentarios.:

Publicar un comentario