jueves, 14 de septiembre de 2017

La inundación del Centro de Zihuatanejo tiene solución, afirma Jorge Allec


Zihuatanejo, Gro., a 14 de septiembre de 2017.- Preocupa a los zihuatanejenses que cada vez que llueve con cierta fuerza, se inunda parte del centro de Zihuatanejo y en algunas áreas de la ciudad se forman corrientes considerables que amenazan casas y comercios, cuyos dueños se ven obligados a construir barricadas con costales de arena para salvar sus mercaderías y sus muebles, comentó Jorge Allec Maciel, Presidente Honorario de Podemos Zihua, A.C.

Por si fuera poco prosiguió la falta de control que existe sobre las redes de drenaje pluvial y sanitario de la ciudad, ha permitido que se hagan conexiones que han terminado por unir una red con la otra, así que, una vez saturado el drenaje pluvial, el agua pasa al sistema sanitario por lo cual las aguas negras comienzan a brotar por las atarjeas. “De eso saben mucho los comerciantes del mercado de artesanías La marina, en la calle 5 de Mayo, del centro de Zihuatanejo, pues es precisamente en esa parte de la ciudad donde colapsa el drenaje causando una situación terrible por los malos olores y la insalubridad; no hay turista que quiera permanecer en esa zona cuando las atarjeas se convierten en fuentes”, indicó nuestro entrevistado.
Aseguró que para separar las dos redes de drenaje no queda otro camino que encontrar las conexiones malhechas y corregirlas; hoy se puede hacer con equipos de pequeñas cámaras que se introducen precisamente por las atarjeas para ver cómo están las tuberías, no es cosa del otro mundo; lo que es más complicado es resolver el problema de la inundación por el gran volumen de la escorrentía pero también tiene remedio, afirmó.
Lo que hemos propuesto dijo es, primero, desarrollar un gran plan para capturar en las casas el agua de la lluvia y usarla para resolver nuestras necesidades mientras dejamos de usar el agua del sistema de agua “potable” de la ciudad. “Para que se hagan una idea, una casa con una techo de 8 por 8 metros recibe en una temporada de lluvias, aquí, el equivalente a 6.5 pipas de 10 mil litros”, usando esa agua evitaremos que llegue a las corrientes de las calles y, por tanto, reduciremos la cantidad de agua que provoca inundaciones, pero, además dejaremos en paz, por un rato, las bombas de los pozos y el acuífero podrá reponerse aunque sea un poco, señaló.
Si esto lo complementamos con la captura del agua que escurre en ciertos puntos clave continuó Allec Maciel, tendremos otra cantidad muy importante de agua que podemos limpiar y subirla al sistema de la ciudad mientras apagamos las bombas de los pozos. Y si no la queremos usar, la podemos infiltrar para que se recuperen los acuíferos o guardar una parte en depósitos subterráneos, en depósitos de tecnologías baratas. En medios electrónicos se dieron a conocer los trabajos que hicieron en Monterrey para controlar inundaciones en una zona de la ciudad. “El problema de las inundaciones del centro con lluvias más o menos normales tiene solución” aseguró.