lunes, 18 de septiembre de 2017

TRAZOS…TIME

El caso de Alejandro Reyes, MAE y la UAGro
Federico Nogueda 
En un conflicto de intereses siempre debe de haber flexibilidad, sensibilidad, carácter, como inteligencia, en caso de no haberlo estaremos siendo testigos, de sólo un movimiento o conducta radical. 

El plantón impuesto por el grupo de jóvenes estudiantes de la UAGro pertenecientes al Movimiento Acciones por la Educación (MAE), solidarizado por don Alejandro Reyes, en las escalinatas del Ayuntamiento de Acapulco, en protesta por no haber obtenido acceso especialmente a las facultades de salud.
Ha dejado dos enseñanzas, la primera aun teniendo la razón y derecho  al iniciar un movimiento, no puedes exponer la salud o la vida de un integrante o solidarizado que acompañe a la protesta. 
Es valiente, orgulloso, inspirador y hasta porque no motivador para seguir en la batalla, lo que hace Alejandro Reyes, al ponerse en huelga de hambre con el fin de lograr que los jóvenes del Movimiento Acciones por la Educación (MAE), logren su objetivo. 
No obstante, está lejos de ser inteligente esas acciones de todos los participantes, ya que está en riesgo la vida del señor Alejandro Reyes, y la pregunta sería: ¿valdría la pena la deshidratación y todo el cuadro médico que presenta Alejandro?
Entrar o no a las facultades de la salud de la UAGro, podría ser relativo, ya que existen varias formas de hacer reflexionar al fenómeno u obstáculo que se opone para que estos jóvenes entren por ejemplo a la facultad de medicina, el menos indicado es la huelga de hambre, porque a veces los sentimientos son volubles.
Se les reconoce a (MAE) su lucha e intenciones, se le reconoce su capacidad de protesta, pero es inútil observar una lucha que se ve difícil de ganar sin antes ceder dentro de lo razonable. 
Por su parte la UAGro en comunicado informó primeramente de acuerdo al documento, que  llevó acabo la reunión de acercamiento con los alumnos de (MAE), el 7 de septiembre, se pudo saber realmente su inconformidad y protesta, de manera formal. 
Ahí se relata que estuvo presente el presidente de la Comisión de Derechos Humanos en Guerrero, así como el maestro Efrén Arellano representando a la UAGro, quien les ofreció espacios disponibles en las licenciaturas con que cuenta la Universidad, pidiendo la lista de los aspirantes, la cual de acuerdo al comunicado se negaron a entregar en ese momento, sería después en otra cita. 
De esta forma, el coordinador General de la Zona Sur, dijo a los estudiantes que no alcanzaron el promedio para ingresar a la Facultad de Medicina, ofrecerles un curso de capacitación, para mejorar sus puntajes, para que en la próxima oportunidad lo logren. 
En esa misma expresión, puede observarse que hay disposición de la Universidad hacia los estudiantes de (MAE), en el mensaje ofreció alternativas al conflicto, pero que no sean de todo el agrado de los jóvenes sería otra cosa.
Quizás en el fondo los estudiantes quieran un pase o una negociación donde les den algunos accesos a las facultades de la salud o ciencias naturales sin realizar un examen, pero parece difícil, ya que la matricula está muy limitada a la demanda de ingresar.
La otra manera que se pueda dar eso sería, que sacaron a los alumnos que ya pasaron su examen y están inscritos, pero tampoco parase posible, lo más adecuado es ponerse a estudiar y esperar el próximo periodo de ingreso.
La segunda enseñanza es la  gran reflexión a la UAGro, que ahora ya hay otro sector vulnerable, aparte de los indígenas, afrodescendientes o discapacitados, los alumnos que carecen de capacidad para pasar un examen a las escuelas de la salud y sin dinero.
Y que ya es cíclico, se va a repetir cada año, el exigir un acceso a una facultad que no pueden pasar el examen, pero que quieren estar ahí, a través, de plantones y huelgas de hambre como un método que genera polémica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario