viernes, 10 de noviembre de 2017

MEMORÁNDUM

***Parte del menú.
Gerardo Ruano Cástulo
Si hay algo que se puede decir de Mario Moreno Arcos, actual Delegado Estatal del ISSSTE, es que es un político de trabajo. No de los que se la llevan de a muertito. Mucho menos, de los que se conforman con hacer lo suficiente.
Su carrera política lo define. Cuando fungía como sindico de la capital, pudo quedarse sentado y esperar que le cayeran “bendiciones”, para seguir buscando crecer en ese ámbito. Sin embargo, rompió el molde, y dando correcta lectura a los tiempos, incrementó su presencia en territorio. Comenzó a pasar más tiempo con sus representados. Algo inusual en aquellos tiempos. A los funcionarios se les veía en “otro nivel. Lo común era buscar un buen padrino.
A Mario Moreno le tocó picar piedra. Le tocó remar contra adversidades. Por algo ganó la alcaldía capitalina en dos ocasiones. Y en las elecciones más duras que ha tenido su partido, el PRI.
Para ganar elecciones, ha ganado antes el apoyo y respaldo ciudadano. Y lo ha ganado trabajando. Dando buenos resultados, en los encargos que le han conferido. Hoy, desde la Delegación del ISSSTE, vuelve a refrendar que es un político de acción. Al que no le gusta estar detrás de un escritorio. Le gustan los desafíos. Le agrada ir a territorio. A respirar las necesidades. A escuchar y comprometerse.
A estas alturas, desde su llegada a la Delegación, se debe admitir, que se nota su presencia y trabajo en el ISSSTE. Hoy los trabajadores han tenido más contacto con quien encabeza los esfuerzos. Han sentido el apoyo solidario en las situaciones complicadas.
Así lo indican sus visitas constantes a los centros de trabajo. La buena relación que sostiene con el sindicato del ISSSTE y con la misma Federación de Sindicatos Federados, léase FSTSE. La atención oportuna en el CENDI 106, tras el sismo del 19 de septiembre, es ejemplo de esto. Como también la apertura del centro de atención en la Zapata de Acapulco. También lo muestran, los convenios con Oftalmología y cancerología del Estado, que van en beneficio directo de los derecho-habientes.
Ante las contingencias, no se quedó cruzado de brazos. Recorrió de manera puntual todas las instalaciones que tiene a su cargo el ISSSTE. Manteniendo buen contacto con su Dirección General, y el Gobernador, Héctor Astudillo Flores. Un trabajo a la altura de las circunstancias. Totalmente institucional.
En esa línea, se logró atraer un mayor número de créditos. La situación emergente lo demandaba. Siempre por el cauce correcto. Respetando y reconociendo el liderazgo del Mandatario Estatal. Claro, y muchos lo sabemos; las necesidades en la Institución son grandes. Existen muchas tareas pendientes.
Mario Moreno tiene poco tiempo en la Institución, y está trabajando en la ruta de aminorar los rezagos. En mejorar la atención que se debe a los derecho-habientes. En cambiar la imagen de un ISSSTE, que durante largas décadas, ha sido vapuleado en la opinión pública.
Ahora bien. Por la experiencia y madurez que tiene, creo que sabe perfectamente, las reglas del juego en la ruta de 2018. Por lo mismo, hace su parte, trabajando para generar resultados.
Críticas siempre va a encontrar. Es parte del menú…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario