viernes, 8 de diciembre de 2017

MEMORÁNDUM

Gerardo Ruano Cástulo
***Gobernador insatisfecho
El Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, lo ha dicho con toda claridad; hay avances en la entidad, pero no se puede sentir satisfecho, porque hay un tema pendiente en la agenda: la seguridad.
Es cierto, 2017 ha sido un año complicado en el ámbito económico. Para Guerrero ha sido mayormente complicado. De entrada, por el antecedente del boquete financiero y las consecuencias de incumplimiento de obligaciones de administraciones anteriores. Enseguida, el impacto del llamado gasolinazo. Y por si algo faltara, las fuertes contingencias generadas por el Huracán Max y el sismo del 19 de septiembre.
En medio de todas esas complicaciones, el gobierno Astudillista se ha visto eficaz. Ha actuado de manera responsable. Con toda oportunidad, el Gobernador, Héctor Astudillo, ordenó la puesta en marcha de un plan de austeridad. De racionalizar más el gasto. Comenzando por disminuir el salario del titular del poder ejecutivo.
Se podría decir, que las condiciones estaban dadas, para que resurgiera un escenario de inestabilidad política y social; pero la habilidad y tacto de quien hoy gobierna en Guerrero, lograron mantener un buen clima en la entidad. Lo que se ve reflejado en la buena relación que tiene con las diferentes fuerzas políticas.
El gran tema sigue siendo la seguridad. Tema, en el que el Mandatario Estatal ha planteado la necesidad de sellar un pacto; con la suma de todos los actores políticos, sociales, económicos, culturales, religiosos y demás. Un pacto que sume a la gran mayoría. Y en el que, se acepte que todos somos corresponsables del asunto.
El planteamiento del pacto, llega en un momento clave. En la antesala de las elecciones de 2018. Y lo bueno, es que hasta ahora, se ha visto una posición constructiva de las fuerzas políticas. Ayer mismo, el PRD se sentaba a la mesa con el Gobernador, para hablar del tema. Creo que a nadie conviene politizar las cosas. No porque haya cola para pisar; sino porque la entidad requiere de actores políticos comprometidos en la ruta de un mejor escenario.
El tema de la seguridad es un reto para todos los que participen en las próximas elecciones. Sin importar partido político. Conviene entonces, enfocar esfuerzos en una misma dirección. No perder el tiempo en repartir culpas. La gente ahora espera resultados en ese ámbito. Ya se ven los avances en la vida institucional y en la capacidad de respuesta gubernamental en el terreno social. Tiene que verse ahora, en la seguridad de los Guerrerenses.
El Gobernador, Héctor Astudillo, ha externado que no se encuentra satisfecho, ante los resultados de éste importantísimo rubro. Nadie puede estarlo. Tampoco debe ser tema para que algunos festejen o quieran lucrar en las campañas electorales. Se requiere que gane la responsabilidad. Que todos se suban al mismo barco. Que le apuesten a caminar en una misma dirección.
El pacto, no puede ser simplemente para la foto. No en éste caso. Cuando hablamos de la seguridad, estamos hablando de vidas. Escurrirse sería ya un error. Simular apoyarlo, sería total irresponsabilidad. Debe ser, si camina, un fuerte compromiso con Guerrero. Creo, según veo, es la apuesta del Gobernador.
Una apuesta, a la altura de quien no está satisfecho con los resultados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario