miércoles, 31 de enero de 2018

MEMORÁNDUM

*** Cerca de Chilpancingo; lejos de escándalos
Gerardo Ruano Cástulo
Una cosa tengo bien clara, si el alcalde de Chilpancingo, Jesús Tejeda Vargas, le huyera a las responsabilidades, no habría aceptado encabezar la administración municipal de la capital del Estado. Y mucho menos, cuando los problemas son de un grado digno de respeto.

En lo personal, creo que Tejeda Vargas está consciente del toro que le ha tocado. Y tan es así, que habría optado por manejar un perfil bajo. Muy discreto. Además, muy adecuado, luego de la polémica que se ha desatado en los últimos días. Pero más que polémica, el morbo mismo de la situación.
Desde esa óptica, lejos de los escándalos o anuncios espectaculares, los habitantes de Chilpancingo, esperan autoridades que se apliquen en sus funciones. Que se vayan palpando los resultados. Que la institución regrese al orden, en sus diferentes ámbitos.
Hay mucha tarea que realizar, cómo para estar dedicando tiempo a temas, que en realidad le corresponden a otras instancias resolver. No es prioridad dar más plusvalía a su imagen personal. Mucho menos, cuando se aproximan las campañas electorales. En todo caso, si lo vemos desde ese ángulo, la única forma que tiene para incidir, a favor de la causa de su partido, no es por medio de declaraciones y aparecer a cada rato en las fotos, sino con trabajo. Con acciones concretas. En contacto permanente con la gente. Con la humildad que le caracteriza.
Bien dicen que el escándalo y la polémica venden más. Normal, en un mundo donde lo malo, circula más rápido que la gripe de ésta temporada. El trabajo y lo bueno tienen que hacer doble esfuerzo. Cuesta más hacer que se note. Y aunque se vayan viendo cambios, se procesa más lentamente la aceptación.
Mantener a flote la administración capitalina, es un súper reto. El presupuesto es muy limitado. La nómina laboral es grande; con casi cinco “sindicatos”. Un organismo del agua, que hace Idem. La demanda de servicios con mayor eficacia se ha incrementado. Asuntos, como la seguridad, están en lo más alto de las prioridades ciudadanas. En serio, con éste menú, más que poses ante los medios, lo que se espera, es transitar hacia la vía de la estabilidad.
Y es eso; precisamente eso, lo que percibo, tiene bien claro el alcalde, Jesús Tejeda. No es su prioridad las cámaras y los reflectores. Sino, enderezar el barco. Comenzando por meter orden financiero, donde hoy le ayuda con eficacia, su secretaria de Finanzas, Elizabeth Vega Abarca. Así también, garantizar la unidad interna del cabildo y funcionarios, para que trabajen en una misma línea; tareas, donde se aprecia también la mano de su Secretario General, Joel Eugenio Flores.
Por supuesto, que debe venir el programa de obras. Esa, es parte de la responsabilidad del Presidente Municipal. Qué bueno, que hoy, antes de estar ante los medios, el carro de la basura pasa más seguido y se nota la recolección en calles y focos rojos.
Al final, cuenta más la acción, que la palabra.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario