lunes, 8 de enero de 2018

TRAZOS…TIME

*Entra el año fogoso a Guerrero
Federico Nogueda
A pesar de los esfuerzos del gobierno del estado, en actuar ante los fenómenos de violencia, denunciados y otros actuando en el momento, este año 2018 se entra en una curvatura agresiva, previo en diciembre con los decesos de un alcalde en la Costa Grande y un aspirante a la alcaldía en Atoyac.

Además del presunto señalamiento de la policía municipal de Chilpancingo, con los siete desaparecidos y dos de ellos encontrados envueltos, y el domingo al iniciar la tarde el enfrentamiento entre pobladores de los Bienes Comunales de Cacahuatepec, con el grupo que liderea Marco Antonio Suástegui, así también se enfrentó con la policía del estado, arrojando varios decesos y detenidos. 
De esta forma, se podrá proyectar a no ser que se tomen medidas más estrictas de seguridad, una ligera alza o se sigan repitiendo estos fenómenos, se considera que hay muchos cavos sueltos, como el caso de Marco Antonio Suástegui, que en diciembre pasado también fue señalado en presuntos delitos de secuestro, asaltos o levantones.
Habrá que recordar, que ese mismo grupo de Suástegui también tuvo enfrentamientos con la UPOEG, y otras organizaciones sociales, por lo que se está convirtiendo los Bienes Comunales de Cacahuatepec en una disputa de grupos antagónicos entre sí, la gran manzana de la discordia, bajo la Ley del más fuerte.
También se han quejado pobladores de los municipios de San Marcos, que vienen a vender sus productos del campo al puerto de Acapulco, de varios asaltos de sus productos, donde son despojados de sus autos.
Ese fue el motivo de acuerdo a la UPOEG que por solicitud de varios campesinos entraron en esa área, para según buscar a los asaltantes de las frutas y legumbres que se venían a vender a Acapulco.
En esa misma expresión, el caso Cacahuatepec podría mandar las primeras señales de no actuarse y poner en cintura los cavos sueltos, de entorpecer el proceso electoral como en algunas columnas nacionales han manejado, observación que todavía está a priori, porque el gobierno a pesar de todo no ha dejado de actuar, pero si las acciones de desorden mandan chispazos.
Cabrá destacar, que, si las autoridades estatales y federales ponen orden en algunos fenómenos sociales que estén dañando a la sociedad, la elección del 2018, no tendrá por qué ser cuestionada, porque los problemas siempre van a estar, por ello la intervención deberá de ser constante, sin soltar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario