jueves, 8 de marzo de 2018

Dan último adiós a contadora asesinada en Taxco; familiares demandan justicia


Chilpancingo, Gro., marzo 7 de 2018 (IRZA).- En su funeral, familiares de la contadora María Luisa Ortiz Arenas exigieron la detención de sus asesinos y castigo. “Ella era una mujer buena, trabajadora, a nadie le hacía daño”, señaló María del Socorro, consuegra de la hoy occisa.
En la casa de los ex suegros de María Luisa, ubicada en la calle Canuto Neri, se realizó una misa oficiada por el sacerdote de la iglesia “La Villita” de la colonia Guerrero, en esta ciudad.
La mujer fue reportada como desaparecida desde el pasado viernes, cuando se dirigía de Chilpancingo a Taxco.
María Luisa se comunicó vía telefónica con su hija Vanesa Hernández al pasar por Iguala, y desde entonces no se supo más de ella, hasta que el lunes por la noche fue encontrada muerta a golpes en una brecha cercana a la carretera federal Iguala-Taxco, en el punto conocido como “Las Granjas”, en las inmediaciones de Taxco el Viejo.
La versión del vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, es que la mujer fue abusada sexualmente y golpeada, sin embargo, durante las exequias, una señora que se identificó como su familiar desmintió al funcionario estatal y aseguró que en el certificado de defunción que se les entregó en el Servicio Médico Forense de Iguala no aparece que fue violada.
“Murió por golpes que le dieron, lo otro no es cierto”, dijo la mujer.
María del Socorro, consuegra de la María Luisa, afirmó que hasta este momento la Fiscalía General del Estado no les ha informado sobre el avance de las investigaciones.
“Estamos exigiendo justicia. Ni una mujer más”, clamó la consuegra de María Luisa.
Los familiares anunciaron la realización de una marcha en los próximos días para demandar al gobierno la detención del o los responsables del crimen de la activista.
“Lo que le pasó a ella no es justo, era una persona buena que sólo se dedicaba a trabajar y estar con su hija”, aseveró la mujer, quien varias veces rompió en llanto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario