miércoles, 28 de marzo de 2018

EL FILÓSOFO DE GÜÉMEZ

Lecciones de semana mayor
Por Ramón Durón Ruíz (†)
Inicia la Semana Santa, que es una evocación eminentemente mística de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, una reminiscencia religiosa de la última semana de vida de Jesús en la Tierra, que al morir por nosotros nos legó cientos de lecciones, entre ellas:

1. Ten la capacidad de aprender de Jesús -el maestro-  que basado en el amor transformó su vida y lo cotidiano en algo extraordinario. Simplifica tu vida, disfrútala a plenitud, procura un alto nivel de autoestima, Dios te obsequió generosamente un amigo inseparable: tu cuerpo, ámalo, quiérelo, respétalo, cuídalo, que eternamente será tu fiel compañero, se tu mejor amigo; dialoga con tu voz interior, domina el arte de la felicidad, dale todos los días a la vida una buena noticia, levántate sonriendo y amando.
2. No seas de los que se amargan la vida pasándose contando sus desdichas y penas, se de aquellos que llenos de agradecimiento levantan su mirada al cielo, que es la morada del señor, y tienen la humildad de contar sus alegrías y detallar los cientos de bendiciones que Dios tiene preparados especialmente para ti.
3. Ten la audacia de vivir cada instante de la vida a plenitud, se de esos seres maravillosos que jamás dejan de luchar con arrojo, de tener fe y de creer que lo que viene es mejor… no te impongas limites, recuerda que hay muchos sueños que esperan tu llegada.
4. Nunca imagines puentes que jamás habrás de cruzar, no te laceres con problemas imaginarios, esos que nunca habrás de enfrentar, generalmente de cada 100 problemas que imaginamos, 90 no llegan a nosotros.
5. No tomes tu camino con demasiada seriedad, invierte en el banco de la vida, llénalo de amistad, amor, entusiasmo, alegría y buen sentido del humor… es una inversión que te generará excelentes dividendos.
6. Se de esos seres espectaculares que saben que la vida es una rueda de la fortuna que da muchas vueltas, es tan paradójica que lo malo se hace bueno y lo bueno se hace malo, lo mejor es dejar las cosas en manos de Dios, porque en nuestra vida todo sucede con un propósito… libérate de tus miedos, sabiendo que tu tarea es: triunfar y ser feliz.
7. No tomes como algo absoluto las desgracias o el fracaso, mucho menos la fortuna o el éxito, ten la inteligencia de hacer tuyos los poderes secretos que el señor te confió, dale un giro de 360º a tu vida con el perdón, un abrazo, una sonrisa, una palabra de aliento, un cumplido honesto, has tuyo el poder del amor, de la oración y de la sonrisa.
8. Se de esos seres maravillosos que tienen la virtud de alimentar el corazón de los cientos de recuerdos positivos que su vida atesora y no olvidar construir su futuro por el camino del presente.
9. No hay cosa más agradable que aprender a ver las situaciones desde una perspectiva positiva y ser siempre solución... no problema.
10. Se de esos seres privilegiados que cada nuevo amanecer se levantan obsequiando una sonrisa, una atención, de esos que saben ejercer el don de escuchar y que manteniendo una actitud mental positiva, transforman cada problema en una excelente oportunidad para crecer y ser mejor.
11. Permanentemente ejerce la virtud de la humildad, reconociendo tus propias limitaciones e ignorando los errores del prójimo, sabiendo que estas aquí para aprender de todos… porque cada persona tiene algo que enseñarte.
12. Se de los hombres sabios que cultivan el silencio, juzga siempre el valor de las palabras antes de hablar, la palabra es el don más poderoso que Dios otorgó al hombre, por ella te identificas, creces o menguas según la apliques, el silencio es una expresión de sabiduría… no hables a menos que tengas algo importante que decir.
La semana mayor, por una parte es un período de oración y vivo dinamismo ritual, en el que se llevan a cabo múltiples manifestaciones de religiosidad popular en los países católicos de todo el mundo, y por otra, es una oportunidad para que quienes no sienten la exaltación religiosa en sus vidas, salgan a pasear, descansar y divertirse principalmente a las playas.
Por eso el Filósofo de Güémez dice que: 
“El hombre es un ser espectacular, nunca tiene problemas con sus vacaciones:
Su jefe le dice cuándo tomarlas, y su vieja le dice… ¡A ‘ONDE ‘INGAOS IR!”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario