viernes, 2 de marzo de 2018

MEMORÁNDUM

***¿Hacia dónde va?
Gerardo Ruano Cástulo
Es claro. El tiempo de Mario Moreno Arcos, como titular de la Delegación Estatal del ISSSTE, en breve llegaría al final. Y no porque haya hecho mal las cosas. Por el contrario, su estancia en esa posición, volvió a confirmar, que es uno de los mejores activos políticos de la entidad. Y en especial, para su partido, el PRI.
De su paso por la Delegación del ISSSTE, habrá de dejar un buen saldo. El más importante, que nunca antes, la institución había tenido a un Delegado con tanta movilidad. Con el grado de sensibilidad y atención. Con vocación al servicio y compromiso social. En suma, con ganas de dejar mejor las cosas, a como las encontró. Ahí, ha quedado patente su trabajo.
En los últimos días, fluyeron comentarios, sobre su posible inclusión en la lista de candidatos a diputados plurinominales; así como, que podría sumarse al Gobierno Astudillista en alguna secretaría; se rumoraba que Desarrollo Social.
En cualquiera de los casos, lejos de ser una salida, como parte de negociación política, luego de no ser ungido con la candidatura por el Senado, se aprecia que su presencia es valorada, en el entendido, que en la posición que se le asignaría, pondría en ello, como siempre lo ha hecho, el mayor de sus esfuerzos. En apego a su hoja de servicio, que habla de resultados positivos, en los distintos encargos, que han sido puestos en sus manos.
Si observamos con buena lente, nos daremos cuenta, que en el caso, de sumarse al Gobierno Estatal, sería para fortalecer el trabajo. Para apoyar con todo al Gobernador, Héctor Astudillo Flores. Creo, que sería una buena adquisición y en el momento oportuno. Ante el escenario complicado que está enfrente. Mario Moreno ha dejado patente su respeto y aprecio hacia el Mandatario Estatal, por lo que suena razonable esa posibilidad. De ser así, su labor sería a favor de la causa Astudilista.
En cuanto a la candidatura plurinominal, implicaría sumarle directamente en la campaña electoral. Se le tendría que incorporar en ese equipo, para sumarse en las tareas de promoción del voto, a favor de los candidatos de su partido, y los partidos que se le han unido. Se le visualizaría, desde ya, en un espacio de operación política.
Al margen de lo que suceda, porque la decisión podría estar surgiendo al momento de redactar ésta entrega, me queda claro, que ésta sería una magnifica posición para Mario Moreno. Y no porque con esto, garantizaría su llegada a San Lázaro. Sino más bien, porque su inventario electoral está inmaculado. Tiene historial de triunfos. La operación electoral es una de sus mejores tareas. Tiene tacto y habilidad. A eso se suma, indiscutiblemente, su presencia en territorio.
Por eso, su tiempo en el ISSSTE parece haberse agotado. Es evidente, que el PRI echaría mano de todos sus activos. Y en especial, de quienes le garanticen buena aportación, para lo que se viene. El nombre de Mario Moreno Arcos se maneja y mueve en esa ruta. En la de aportar, para la causa de su partido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario