viernes, 13 de abril de 2018

MEMORÁNDUM

***Segundo distrito; el reto
Gerardo Ruano Cástulo
Por los antecedentes y lo que implica, el segundo distrito local electoral,  representaría el mayor reto para el PRI en la capital del Estado. Tal vez por esa razón, la candidatura recae en manos del experimentado, Ricardo Moreno Arcos; quien tiene en su haber, algo de lona recorrida. Su nombre ha aparecido en diferentes procesos, como parte de los potenciales aspirantes a la Presidencia Municipal. Ya ganó, en su momento, la diputación del primer distrito, con una votación respetable.
El segundo distrito, aparece en los sondeos, con fuerte presencia de los partidos opositores al PRI. Habría que recordar, que en la elección reciente, de 2015, los aspirantes más serios del PRD, eran precisamente, emanados de esa demarcación. Ambos, ganadores de ese distrito.
Tampoco podemos ignorar, la situación que priva en las comunidades de borde de carretera. Desde Petaquillas hasta el Valle de El Ocotito. El tema de las policías comunitarias no es fruto de la casualidad. Amén de que en esa zona, en las elecciones de 2012, no le fue bien al entonces candidato del PRI a la presidencia municipal, Mario Moreno Arcos.
Con esos datos, está claro que el distrito constituye un fuerte reto para el candidato del PRI, Ricardo Moreno Arcos. Mayor todavía, en razón de la experiencia que posee. Su hoja de servicio, con más lona recorrida, implicaría un compromiso más alto. El de ganar la elección de manera contundente.
De quienes están inscritos para participar, es el que mayor trabajo tiene en territorio. Al que más conoce la gente. De ahí, que sus argumentos son fuertes para buscar ganar el primer domingo del mes de julio.
Creo, que su nominación en el distrito, podría obedecer a esa necesidad. De un candidato con trabajo a ras de piso; con buena identificación con la gente, y la gran posibilidad de aportar para la causa priísta.
Ricardo Moreno no recibió un cheque en blanco. Mucho menos al portador. El segundo distrito requiere de mucho trabajo. De mucha habilidad y estrategia política. De una campaña intensa. De una estructura firme y bien aceitada. Es ahí, donde se debe ver la mano del Grupo Moreno.
Sería un error, pensar que le han regalado la diputación. Enfrente está un fuerte desafío. Un ingrediente que pone más sazón al tema, es el reto de frenar, en esa demarcación, la posibilidad del efecto Obrador, al que algunos candidatos están esperanzados; al carecer de trabajo y posicionamiento.
Ricardo Moreno, es candidato del PRI por el segundo distrito local. No tiene enfrente un día de campo. Posee buenas razones y argumentos, para pensar que puede y debe ganar la elección del primer domingo del mes de julio.
Trae buen respaldo de equipo y red de amigos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario