martes, 10 de abril de 2018

OPINION

El Discurso de TSPC
Por Manuel Tello Zapata
Luego de tomar posesión como Secretario de Administración y Finanzas, Tulio Samuel Pérez Calvo asume también las funciones del colaborador más cercano dentro del primer nivel de gobierno, al mandatario estatal Héctor Astudillo Flores, quien lo designó ayer para encabezar la ceremonia de izamiento a la bandera, que se realiza en Palacio de Gobierno el primer lunes de casa mes.

Dentro del evento, Pérez Calvo, a nombre del Gobernador, exhortó a todos los miembros del gabinete astudillista, para que se conduzcan con ética y responsabilidad antes, durante y después del proceso electoral, para que se desarrolle en paz y con normalidad, por la gran cantidad de personas que están aspirando a ocupar un puesto de elección popular, por lo que se debe mantener un nivel de gran civilidad y participación ciudadana.
De acuerdo al Código de Ética que instauró el Gobernador para todos sus colaboradores, Tulio Samuel Pérez añadió que todos los servidores públicos y funcionarios “debemos cuidar que el presupuesto de cada dependencia se maneje con estricta transparencia”, dijo. El acto de izamiento de la bandera se realizó con la asistencia de otros funcionarios de los tres poderes y el representante del Gobernador, Tulio Samuel Pérez Calvo, pronunció un discurso con mucha propiedad, y de acuerdo a los tiempos actuales.
RECONOCIMIENTOS MERECIDOS.
Luego del gran éxito que tuvo en nuestros atractivos turísticos la temporada vacacional, el Gobernador del Estado Héctor Astudillo Flores, hizo público un reconocimiento a los Secretarios de Seguridad Pública y Protección Civil, por el gran desempeño que tuvieron para brindar seguridad y atenciones, a más de un millón de turistas que estuvieron en Guerrero durante la Pascua y Semana Santa.
En efecto, el titular de Seguridad Pública, General DEM Pedro Almazán Cervantes, coordinó un gran operativo con el que los miembros de la Fuerza Estatal, realizaron acciones de vigilancia en todas las carreteras de nuestra entidad, y en los centros turísticos, para evitar acciones de la delincuencia en contra de nuestros visitantes. Gracias a esos trabajos se logró un saldo blanco en carreteras y ciudades. 
Al reiniciarse el ciclo escolar en la presente semana, la función policiaca, con el apoyo de militares y marinos, consiste en proporcionar vigilancia en las escuelas de nuestra entidad, especialmente en Acapulco, para que las clases se reanuden con toda normalidad. En Guerrero contamos con una fuerza estatal bien capacitada que, aunque no es suficiente para el combate a la delincuencia organizada, ya se trabaja en ese sentido.
Gran alegría se vivió por otra parte, en la comunidad de Mazatlán, municipio Chilpancingo, por la presencia del Gobernador del Estado Héctor Astudillo Flores, como invitado de honor a la clausura de su Feria de Pascua 2018. Cientos de ciudadanos acompañaron al mandatario estatal en el evento y con un gran ambiente de fiesta y tradición, Astudillo Flores refrendó a sus paisanos de Mazatlán, que cuentan con todo el afecto y el apoyo de su Gobernador.
LA IGLESIA CATÓLICA RETROCEDE.
Luego de la gran metida de pata que dio el Obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, cuando anunció públicamente y con gran protagonismo, que se había reunido con un importante jefe de la delincuencia organizada, donde se hizo el pacto de no asesinar a candidatos y se exigieron diversos planteamientos para los candidatos y partidos políticos, la diócesis Chilpancingo y el obispo de Acapulco Leopoldo González, recularon en forma total.
El vocero de la diócesis capitalina, Benito Cuenca Mayo, aseguró que el Obispo Rangel Mendoza solo ha tenido acercamientos con dirigentes de grupos del crimen organizado, pero no ha buscado pactos con ellos, porque solo busca ser intermediario para tener un ambiente de paz, tranquilidad y seguridad para el Estado. El Obispo de Acapulco por su parte, respaldó a su homólogo, diciendo que la reunión Salvador Rangel con un líder criminal, es parte de sus labores pastorales en las zonas que presentan un mayor grado de violencia.
Sin embargo, el Obispo Rangel Mendoza continuamente se ha dedicado a pugnar por un pacto entre las autoridades y la delincuencia para devolver la paz a Guerrero. Cualquier analfabeto sabe que legalmente esto no es posible y si los ministros religiosos sirven con su fe a Dios nuestro señor, ellos no son dios; no se pueden sacar de la manga las soluciones y deben también respetar las leyes que nos rigen, tanto a los feligreses como a los mismos Ministros de todas las iglesias. Punto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario