jueves, 14 de junio de 2018

OPINION

Muere destacado priísta
Por Manuel Tello Zapata
Un gran número de condolencias se publicaron ayer en las redes sociales, por el fallecimiento del conocido político guerrerense originario de Costa Grande y miembro del CDE del PRI, Erick Fernández Ballesteros, quien perdió la vida ayer martes en un fatídico accidente automovilístico que dejó como saldo dos personas muertas y dos mujeres seriamente lesionadas: la esposa e hija de Erik.
Asombra que muchos priístas de todos los niveles al interior de ese partido, se sumaran a las condolencias; eso significa sin lugar a dudas que Erik fue en vida un hombre sencillo, de trato cordial y agradable, que contaba con muchos amigos por esas virtudes, que deben ser claves en todo ser humano pero que por desgracia, no todos las cultivamos.
Le deseamos a su esposa e hija que se recuperen satisfactoriamente de las lesiones que sufrieron en tan grave accidente: a los familiares de la otra persona fallecida, que tengan pronto confortamiento en tan sensible pérdida y a los padres y hermanos de Eric, nuestras sinceras condolencias. Descanse en paz, este priísta ejemplar.
SIGUE LA GUERRA POLÍTICA EN GUERRERO.
El dirigente estatal del PRI, Heriberto Huicochea Vázquez, exigió a los dirigentes de los partidos PRD, PAN y Movimiento Ciudadano, que no lucren políticamente con el dolor ajeno, que no se cuelguen del crimen de una persona para sacar raja política. La declaración anterior surgió porque los dirigentes del PRD: Ricardo Barrientos Ríos; PAN: Marco Antonio Maganda y MC: Luis Walton Aburto, responsabilizaron al PRI por el asesinato de Noé Rivera Hernández, un guardia de la empresa JOVAMEX, propiedad del candidato a la alcaldía de Acapulco por ese frente, Jacko Badillo.
El crimen ocurrió en la llamada Torre Latina que se ubica sobre la costera Miguel Alemán en Acapulco, donde opera una oficina de “Por Guerrero al Frente”, en la cual aseguran sus dirigentes, se cometió un asalto. Sin presentar prueba o evidencia alguna, aseguran que fue el PRI quien ordenó el asalto.
La guerra abierta y sin miramientos entre ambos frentes continúa por el proceso electoral. Algunos priístas señalaron al alcalde de Acapulco Evodio Velázquez Aguirre, de haber desviado los casi 3 millones de pesos que decomisó la policía federal a tres presuntos colaboradores del Edil porteño, para ayudar a sus candidatos. Posteriormente, la candidata al Senado por el PRD, Beatriz Mojica Morga, acusó al Gobierno del Estado ante la FEPADE y el INE, por supuestamente usar recursos públicos a favor del PRI. 
La Directora de Comunicación Social, Erika Lührs Cortés, desmintió estos hechos afirmando que la cuenta a la que se refiere la acusadora, en ningún momento ha sido utilizada para promoción electoral. Serán las instancias correspondientes quienes analicen el caso y apliquen sentencia, que seguramente no será en contra del Gobierno del Estado, porque quien acusa no presentó pruebas contundentes y reales.
MAL REGRESA HASTA EL 21. 
El  Congreso del Estado no incluyó en su sesión de ayer la restitución del Alcalde con licencia de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, por lo que seguramente será hasta el próximo jueves 21 del presente mes, cuando se acate la resolución del Tribunal Federal, 20 días después del plazo límite que se estableció para reinstalar al desprestigiado alcalde, ex priísta.

Cabe citar que Leyva Mena asumirá sus funciones en la administración municipal capitalina con grandes problemas, sin recursos, porque se dice que con sus colaboradores se los llevaron para sus bolsillos personales. Existen más de veinte contratistas que están demandando penalmente a MAL porque no les ha pagado por las obras que construyeron.
Por lo pronto, el Congreso de Guerrero ha notificado al Tribunal Federal que acatarán la sentencia hasta que inicie el período ordinario de sesiones justificando que en el período de receso no pueden aprobar el regreso al cargo, de Leyva Mena.
ACERCA DEL POSDEBATE.
El tercer debate que se realizó el pasado martes entre los cuatro candidatos a la presidencia de la República, arrojó miles de opiniones a favor o en contra de los participantes; pero indudablemente y de acuerdo a las encuestas que tanto ama el Peje, este perdió el debate por amplio margen ante el candidato del PAN, PRD y MC, Ricardo Anaya.
La gente recuerda con amplitud la palabra favorita de López Obrador durante el debate: la corrupción. Ese fue su tema permanente y en ningún momento hiló propuestas viables. El propietario de MORENA denota grandes deficiencias de salud, especialmente al hablar. Su rostro refleja torpeza y mucha lentitud para pronunciar sus frases, y carece de propuestas reales, concretas y viables.
Obrador asegura que él no es corrupto, pero simplemente lo dice y no trata de demostrar lo contrario, como cuando Ricardo Anaya lo cuestionó sobre los contratos que siendo Gobernador de la Ciudad de México, otorgó al empresario constructor de sus preferencias, José María Riobóo, en forma oculta y sin previa licitación.
José Antonio Meade se mantuvo con una actitud mesurada, aunque también cuestionó fuerte a López Obrador quien para no variar, respondió con puras evasivas tratando de aplacar a su crítico con chistes y sus ocurrencias de siempre. Meade respondió a las preguntas de los moderadores con términos técnicos y conocimiento de causa, por lo que también hizo un buen papel en el encuentro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario