martes, 18 de septiembre de 2018

MEMORÁNDUM

***¿Quién lo notaría?
Gerardo Ruano Cástulo
El momento parecía oportuno. En Guerrero, la fiesta patria sería encabezada por el Gobernador, Héctor Astudillo Flores. La explanada de palacio de gobierno, la noche del 15, fue el objetivo de muchos capitalinos. El grito de Viva México, fue sonoro. De buen impacto. Una gran fiesta, como el previo a la mitad del mandato constitucional. 

El Gobernador, el 16, presidiría la ceremonia del desfile para conmemorar el inicio de la independencia de nuestro país. Ese mismo día, estaría en el conjunto turístico Jacarandas, para inaugurar la terraza del Restaurante. Por cierto, un espacio que vive un gran momento. Se nota que hay buena administración. El Lugar se ha vuelto atractivo. Y en el inventario, aparece como ganancia para el Mandatario Estatal, porque es producto de la suma del grupo de su actual secretario de Desarrollo Social, Mario Moreno Arcos. Un ejemplo de que la amistad se ve en los hechos. En los resultados. 
Antes de esto. Todo era propicio, porque los ojos también estarían depositados en el último grito de independencia, del presidente Peña Nieto. Se movía el morbo de que esa noche la pasaría mal. De qué le gritarían o harían vacío. El caso es, que el aún Presidente, siempre en la polémica. 
La misma noche del 15, por eso también era ideal el momento, se registraba la pelea de box, que había acaparado toda la atención de los millones de aficionados. Golovkin vs Canelo. El segundo capítulo de la saga. El primero había sido empate. La de esa noche fue para el mexicano. A pesar de las críticas por la decisión mayoritaria, los especialistas, en gran número coinciden y dan razón a los jueces. GGG conectó más jabs. Canelo lo superó en golpes de poder. Este último rubro, es determinante para los jueces y especialistas. 
Aún se habla de la pelea y que posiblemente, para mayo, se registraría la tercera de la saga. 
Había mucho por ver y comentar. Por eso la vía estaba libre, para que dos diputados de Morena, celebraran la fiesta patria en territorio Norteamericano. Para que, con gran fervor patriótico, jejeje, le gritaran a Trump, “Viva México”. 
La justificación del viaje a los Ángeles, era la invitación de los paisanos radicados allá. Es bueno que cumplan con ese llamado, aunque con ello, manden al diablo la austeridad republicana. Aquella que predicó el presidente electo del país, y con el que tanto se criticaban los excesos, como ese tipo de viajes; en el que en voz de la Presidenta de la mesa directiva del Congreso de Guerrero, no atendían ningún asunto oficial. 
Había mucho que ver y oír. Pocos notarian su visita a la Unión Americana. Pero las benditas redes sociales han hecho su trabajo. Podrán decir muchas cosas, hasta que pagaron de su bolsillo el viajecito; más el daño ya está hecho. Esa es la austeridad de dos diputados de Morena. La vida modesta que se dan. 
Bueno; si hay funcionarios que pueden pagar un palco en el estadio Azteca; ¿Qué no puedan ellos, un viaje a los Ángeles? Así las cosas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario