viernes, 23 de noviembre de 2018

MEMORÁNDUM

***Bebés prematuros; historias fantásticas
Gerardo Ruano Cástulo
En Guerrero suceden historias grandiosas. No están en las primeras planas de los medios informativos. En ellas, se conjuga la mano divina y la aportación humana. No puede ser de otra forma, cuando hablamos de los cientos de niños, que han nacido, con base a la atención oportuna de embarazos de alto riesgo.

La semana reciente, se celebró el día del niño prematuro. En Guerrero, el tema no pasó desapercibido. Y en especial, para el Hospital de la Madre y el Niño Guerrerense de Chilpancingo; donde se han escrito muchas historias fantásticas de vida.
La atención de embarazos complicados no debe ser tarea sencilla. Mucho menos, la atención a los bebés que nacen antes del tiempo normal. Por fortuna, Guerrero cuenta con centros de atención especializados en la materia. Y en virtud de la visión gubernamental, el profesionalismo del personal médico; el soporte de los administrativos y mantenimiento; así como la eficacia de los directivos, se pueden contar historias grandiosas de vida.
Los bebés prematuros han encontrado ahí, en el HMNG, el espacio de esperanza. La expectativa de vida es mayor. Y tan es así, que existen grandes y buenas razones para celebrar el día de los peques prematuros.
El día del bebé prematuro, debe ser motivo, de un enorme reconocimiento, para las heroínas y héroes, vestidos en blanco, que aportan la porción humana, en la consumación de verdaderos milagros de vida. Un reconocimiento a todo el personal. Y por supuesto, a sus directivos, que no se cansan de tocar puertas, en la búsqueda de mas apoyos. Como es el caso, del joven arquitecto, Omar Salazar Flores; quien ha mostrado su enorme vocación de servicio y gran compromiso social.
Dentro del merecido reconocimiento, y en el marco de la carrera atlética, se vio la presencia de la Señora, Mercedes Calvo de Astudillo, Presidenta del DIF Estatal; quien a nombre de su esposo, el Gobernador, Héctor Astudillo Flores, ha entregado apoyos a la noble institución. Uno de ellos, la ampliación de la sala de cuidados intensivos, precisamente para los recién nacidos.
Equipo y mobiliario ha llegado al HMNG. El Gobierno Astudillista, debe tener nota puntual, de los milagros de vida que pasan constantemente ahí. Grandiosas historias, que no están, insisto, en las primeras planas de los medios.
La celebración del niño prematuro, es motivo para reconocer y felicitar a quienes trabajan en el HMNG. Reconocer y felicitar a quienes trabajan a favor del don más grandioso de este planeta: la vida. A quienes participan en el milagro, de esas grandiosas historias; fuera de serie. Esa es la cuestión.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario