viernes, 8 de noviembre de 2019

ZONA CERO

Las acciones de alcaldes por más recursos
Roberto Santos
Con la presión de hacerse escuchar en su solicitud de que les manden más recursos en lugar de que les recorten para el 2020, presidentes municipales entraron prácticamente a la fuerza a la Cámara de diputados.

Se menciona que 500 alcaldes del país tuvieron durante la mañana de ayer una reunión con diputados federales a quienes les plantearon la necesidad de que contrario a los recortes planteados en el proyecto de presupuesto para el 2020, requieren mayores recursos para hacer frente a los compromisos institucionales.
El problema es que no son escuchados ni atendidos en sus peticiones, porque tanto el gobierno federal como los legisladores han puesto oídos sordos a las solicitudes de los alcaldes.
Contrario a eso, es necesario que el gobierno federal atienda a las autoridades que tienen el pulso de las necesidades de la población de su municipio.
A un mes de distancia, los alcaldes intentaron por primera vez hablar con el presidente de México,  Andrés Manuel López Obrador, y los recibieron con gas lacrimógeno, porque supuestamente pusieron en riesgo la vida de los trabajadores.
 La intención de los alcaldes fue que los recibiera el presidente para exponerle la necesidad de mayor presupuesto para los municipios, y lo fueron a hacer frente al palacio Nacional, donde realizan las conferencias Mañaneras.
Y aunque parezca una frase trillada, es necesario dotar de mayores recursos a los municipios, algunos con serios problemas financieros, como el de Chilpancingo, donde tampoco se ha considerado algún proyecto de obra pública de gran importancia, semejante a plano estatal, donde tampoco hay un plan como para pensar en ocupar cientos de trabajadores en su construcción.
Lo único que han logrado es una serie de recomendaciones del presidente de México para ahorrar mediante el despido de trabajadores, bajarles el sueldo a los regidores y a los funcionarios de alto nivel.
Si AMLO supiera que los regidores de Chilpancingo, precisamente los de Morena, acompañados de algunos perredistas, son los que pidieron incremento salarial para ganar más que él. 
Esta desbalanza en los ingresos y gastos ha llevado a los alcaldes y regidores a aprobar una línea de crédito para hacer frente de manera responsable a los gastos de fin de año en salarios, aguinaldos, y otras prestaciones laborales.
Así tenemos que siendo previsores, el alcalde de Chilpancingo solicitó la aprobación del cabildo de un crédito de 44 millones de pesos para atender salarios y aguinaldos, y Adela Román solicitará 240 millones de pesos para los mismos gastos de fin de año.
Claro que eso no significa que se endeude permanentemente como algunos “enemigos” del alcalde Antonio Gaspar pretenden hacer creer a la población, pues ese crédito se pagará el próximo año, como ya se ha venido haciendo cada que hay necesidad de recurrir a préstamos para fin de año.
El caso de Acapulco, la presidenta municipal declaró que el préstamo que solicitó el año pasado fue de 180 millones de pesos, que ya terminó de pagar, y ahora se ve obligada a recurrir a otro crédito para volver a cubrir salarios y aguinaldos para los trabajadores. 
Esperemos que los diputados federales sean receptivos a las demandas de esos 500 alcaldes y les ajusten los recursos proyectados en el presupuesto del 2020, para que tengan mayor margen de maniobra con los recursos que lleguen a sus arcas o cuando menos en obras federales. 
Y ya es momento de dejar de ver al otro como enemigo o adversario, pues ya transcurrió algo más de un año como para proseguir en un discurso de enfrentamiento político propio de las elecciones.
Eso ya pasó y es necesario construir proyectos en conjunto para bien de la población, a quien verdaderamente se deben todos los políticos, sin distinción de partido o ideología.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario