miércoles, 20 de mayo de 2020

ZONA CERO

Comedores en la capital
Roberto Santos 
La mejor prueba de que la necesidad de ingresos económicos en la población ante el cierre de negocios y de otras actividades, es la demanda de comida que hoy martes se presentó en el comedor que el PRI estatal instaló en sus oficinas.

La verdad resulta doloroso ver la enorme cantidad de mujeres con su recipiente en fila esperando alcanzar su porción de alimentos.
La demanda fue extraordinaria, más allá de los cientos de porciones que tenían preparadas los funcionarios de este partido, y que el día lunes les resultaron suficientes. 
La intención es buena y habrá que reconocer a los directivos del Revolucionario Institucional, quienes se han organizado para abrir este comedor gratuito en medio de la pandemia por el coronavirus, que dejó a mucha gente sin empleo y sin ingresos.
A través del programa Hagamos causas de corazón es que los militantes priistas arrancaron este comedor gratuito de comida caliente, aunque la demanda del segundo día los ha rebasado, lo que deja ver la necesidad de que más manos se unan para atender esta situación extraordinaria de la población capitalina y del estado.
No hay que perder de vista que un alto porcentaje de la población de Chilpancingo se dedica a actividades de carácter informal y a trabajos técnicos, por ende, la crisis sanitaria les ha afectado en su actividad laboral y en sus percepciones salariales. 
Solo quienes viven esas carencias saben cómo la están pasando y las maniobras que tienen que hacer para poder tener ingresos y poder satisfacer sus necesidades básicas para ellos y sus familiares.
Hace falta pues mayor solidaridad individual, de organizaciones sociales, de políticos y de partidos para atender esta grave situación que ha venido a profundizar la pandemia del coronavirus. 
A las despensas que se han entregado por el gobierno del estado, el ayuntamiento local y la comida caliente que ofrece la presidencia del DIF municipal, hacen falta más acciones solidarias de políticos serios y comprometidos con los ciudadanos que los llevaron al poder.
Urge un mayor número de comedores, además del universitario, y ojalá los pongan esos que andan en campaña por Chilpancingo pero solo ofertando proyectos de saliva, cuando la coyuntura actual exige que se desprendan de algo que ya fue suficientemente atesoraron en el Congreso del estado y el federal. 
¿Habrá algunos legisladores que, aunque dolorosamente, puedan desprenderse de algunos miles de pesos para montar un comedor gratuito en la capital?
Eso sería regresar algo de lo mucho que ya han obtenido sin mucho esfuerzo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario