miércoles, 3 de junio de 2020

ZONA CERO

La evaluación del trabajo de Adela Román
Roberto Santos
Pese a que Acapulco es uno de los municipios con mayor número de contagios por Covid-19,  está siendo atendido oportunamente por los tres órdenes de gobierno.
Es cierto que el número de contagios sigue incrementando, igual que los fallecimientos, pero en Acapulco es donde de manera especial la gente insiste en mantenerse en la calle sin cuidado alguno. 
Y ante esto se han instalado más camas para poder atender a más pacientes. 

Será necesario hacer un análisis acerca del comportamiento de la población y del por qué deciden poner en riesgo su vida antes que hacer caso a los llamados de la autoridad. 
Hay que recordar que la presienta municipal sigue siendo enfática en sus llamados a la población para que sigan las indicaciones de la Secretaría de Salud federal, estatal y municipal para evitar los contagios por covid-19.
Adela Román supo articular sus acciones preventivas ante el problema que se venía para el país y el estado: cerró playas, negocios y pidió a la población cumplir con los protocolos diseñados para evitar contagios. 
Ya se sabe que todo gobierno debe ser capaz de aplicar acciones preventivas, como se hizo en Acapulco, por Adela Román, y en el estado por el gobernador Héctor Astudillo.
Es cierto que algunas acciones, como cerrar negocios a mucha gente no ha gustado, pero todo gobierno también debe saber que en ciertas situaciones deben adoptar posiciones que pueden ser rechazadas por cierto número de personas, por eso es que una y otra vez la hemos escuchado –igual que al gobernador y al presidente municipal de Chilpancingo– que “de lo que se trata es salvar vidas.”
Ya lo hemos mencionado en este espacio, que lo que los gobiernos hagan o dejen de hacer repercutirá en la percepción que de ellos tenga la población o el electorado. 
También es entendible que toda acción de gobierno puede generar –por cierto porcentaje de la población– consensos, rechazos, aceptación, enojo, etc., como justamente sucede con las acciones de Adela Román orientadas a prevenir el virus y atender a quienes ya lo padecen, así como dar ayuda a quienes necesitan alimentos ante la falta de ingresos.
Está claro que la presidenta de Acapulco se ha ocupado realizando acciones de gobierno tratando de resolver por varias vías las necesidades de la población, mientras llega la ansiada fecha para que puedan abrir sus negocios y el turismo, de lo cual miles de familias obtienen sus ingresos. 
Sus contrincantes políticos no podrán negar el apoyo que ha sido el programa de Cocinas Comunitarias, que hasta la fecha han entregado alrededor de 25 mil raciones. 
Además, la alcaldesa ha instruido para que se laven, limpien, desinfecten áreas públicas y comunes, con la finalidad de que la ciudadanía que tiene necesidad de salir de sus casas no se infecte. 
Otro ejemplo solidario es el pago anticipado del programa de Apoyo a los Discapacitados, a quienes se les entregó dos cuatrimestres de 2 mil 400 pesos cada uno, para un total de 650 apoyos de 4 mil 800 pesos en entregas quincenales, con una inversión de 3 millones 120 mil pesos de manera directa.
La presidenta logró un acuerdo con cámaras empresariales, a quienes durante la contingencia se les apoyó con la suspensión de cobros coactivos, prórrogas en el pago de licencias de funcionamiento, condonación de multas, recargos y gastos de ejecución en cobros municipales, beneficios que aplican también a contribuyentes del predial.
Y su administración pagó por adelantado el programa de Empleo Temporal en apoyo a socios de cooperativas pesqueras, a fin de reactivar la economía del municipio y dar empleo a más acapulqueños.
Además, Adela Román anunció la donación salarial del 50 por ciento durante tres meses, de funcionarios de primero y segundo nivel del municipio, a partir del 15 de abril, para continuar con la entrega de apoyo alimentario y kits con productos de higiene y protección personal.
Se sabe que el propósito de la alcaldesa es transformar Acapulco y situarlo como un lugar de mayor potencial turístico, proyecto en el que coincide con el gobierno del estado y con el gobierno federal, y el coronavirus vino a aplazar este proyecto y otros de gran importancia. 
Recién se realizó una encuesta telefónica por parte de la asociación México Activo, donde se evaluó y calificó las acciones emprendidas por diversos alcaldes del país en su lucha contra el Coronavirus, donde el Gobierno Municipal de Acapulco resultó bien evaluada por sus acciones para afrontar la pandemia y evitar más contagios.
Es decir, la población de Guerrero reconoce el esfuerzo que realiza la presidenta municipal Adela Román Ocampo para hacer frente a la pandemia del COVID-19, y tras una consulta telefónica elaborada fue evaluado con un 85 por ciento de aprobación.
Dicha encuesta se encuentra en la página web de Alcaldes de México, para quienes decidan consultarla. 
Esto significa que la percepción del trabajo que realiza Adela Román no es negativo para la mayoría de la población, pero mientras más se afianza su gobierno, las descalificaciones y los golpeteos crecerán de manera proporcional al porcentaje de aprobación ciudadana frente a la elección del 2021.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario