miércoles, 9 de septiembre de 2020

ZONA CERO

La toma de la CNDH
Roberto Santos
Al parecer, seguir ignorando a las madres de personas desaparecidas, a quienes han sido abusadas sexualmente o víctimas de feminicidios, ya no va a ser posible por parte de las autoridades. El enojo que esto ocasiona ha llevado a la desesperación de quienes son compañeras del mismo dolor y desesperación por no encontrar un bálsamo a su dolor, al no saber de alguno de sus familiares, por no encontrar justicia por parte del Estado mexicano ante casos de abuso sexual o por feminicidios no castigados. 

Esa ruta de búsqueda las ha unido en su lucha, y ante el poco caso que su demanda genera, han decido romper su propia prudencia y tolerancia para tomar las instalaciones de la CNDH, una instancia edulcorada desde que es encabezada por la titular actual. 
De los sucesos y declaraciones de ambas partes: la Presidencia y el Frente Nacional Ni una Más, bien se pueden hacer un ejercicio didáctico que demuestra la percepción que de los problemas se tiene desde ambas partes, de la cúspide del poder, y de aquellas madres angustiadas que buscan desesperadamente ayuda del Estado mexicano para lograr justicia para sus familiares. 
Esas madres jamás van a tener la tranquilidad que tienen ahora quienes disfrutan gobernar y muestran disgusto cuando, por asuntos baladíes, como perder un familiar o un feminicidio, interrumpen el placer que ejercer el poder conlleva. 
He aquí la estructuración de posible diálogo a la distancia: desde la sede del poder Ejecutivo y la contraparte, desde lo que algún día fue la CNDH, recuperados con notas de algunos medios de comunicación nacionales.
–Presidente: La “violencia no se combate con la violencia”. “Por qué no van y hablan con ella (la presidenta de la CNDH), por qué no dialogan con ella, da qué pensar estas actitudes. Y ofrezco una disculpa por lo que estoy diciendo, pero siempre digo lo que pienso, y pues claro que no me gustó ver a Madero ultrajado, nadie debe de ser ofendido así, vilipendiado, menos un luchador de la democracia como Madero”.
–Yesenia Zamudio del Frente Nacional Ni una Más: “A mí su pinchi cuadrito me viene valiendo madres. Si el señor dice que somos groseras, lo que sí es una verdadera grosería es que a ese señor le duela más un puto cuadro, que aparte es réplica, que la vida de nuestras hijas, de sus ciudadanas y ciudadanos”.
–Presidente: “Entiendo que hay mucho dolor y que las víctimas de la violencia tienen derecho a manifestarse, pero no creo que esa sea la mejor forma de hacerlo, no creo que eso sea lo más adecuado, o sea, la violencia no es el camino, no se puede enfrentar la violencia con la violencia, y ojalá se proteste de otra forma, con la no violencia.”
–Yesenia Zamudio del FNNUM: “De aquí no nos vamos a mover y van a seguir llegando más madres de toda la República. Somos un chingo y somos de todo el país, y así tengamos que quemar las pinches fiscalías, lo vamos a hacer. ¡Hagan su maldito trabajo, fiscales y ministerios públicos! Y si no pueden, tengan tantita dignidad y renuncien”.
–Presidente: “Grandes luchadores sociales no han utilizado la violencia, ni Gandhi ni Mandela ni Luther King usaron la violencia.”
–Yesenia Zamudio del FNNUM: “Vamos a seguir tomando las sedes, con respuestas y sin respuestas. Si no para la violencia hacia nuestro género y hacia las niñas y niños vamos a empezar a hacerlo en todo el país, a tomar las fiscalías y las oficinas que decidamos. Que sepan que estamos en revolución, que las familias por fin estamos totalmente unidas y organizadas y no vamos a permitir que se sigan burlando de nosotros”, 
–Presidente: “Yo respeto todas las manifestaciones, pero no estoy de acuerdo en la violencia, en el vandalismo, no estoy de acuerdo con lo que le hicieron a la fotografía, a la pintura de Madero.”
–Yesenia Zamudio del FNNUM: pues tampoco son las formas en que nos estén matando a las mujeres. Su pinchi cuadrito ése ¿qué? Ese güey, Madero  ya está muerto. Nosotras no lo matamos. Además es un cuadro, así como hay un chingo de monografías. Él murió desde hace un chingo de años, a él no le dolió ahorita que le pintamos de rosita el cabello, no sangró, pero nuestras hijas sí, dijo la señora Zamudio.
–Presidente: Conservador, proporfirista son todas aquellas personas que afectan la imagen de Madero. Yo creo que quienes conocen la historia de este luchador social sabe que debemos de guardarle respeto.
–Yesenia Zamudio del FNNUM: “El conservador es él. No sabe que es Ni una Menos, no sabe qué hacemos, no le importa. El señor Andrés Manuel López Obrador ha fomentado el odio hacia nuestra lucha, hacia nosotras las mujeres que somos madres de víctimas.” 
Yesenia Zamudio es madre de María de Jesús Jaimes Zamudio, víctima de feminicidio en enero de 2016 en la Ciudad de México, quien desde entonces busca justicia para su hija. 
Habrá que recordar que esta protesta inició desde el miércoles 2 de septiembre, después de que algunas personas se reunieron con la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra, y ante la no respuesta a la demanda de la señora Marcela Alemán, quien señala no ha obtenido justicia para su hija víctima de abuso sexual, decidió amarrarse a una silla permaneciendo en el inmueble desde ese día. 
Esto detonó la molestia de grupos de activistas y colectivos feministas, quienes han tomado las instalaciones de la CNDH, quienes aseguran que se mantendrán en las instalaciones hasta que les atiendan y den respuesta en los distintos casos de familiares desaparecidos, víctimas de feminicidios, y de abusos sexuales. 
Esta toma del edificio ya generó un movimiento de protesta, y las manifestantes han realizado pintas con consignas, han quemado sillas, y pintado paredes.
Y lo interesante de esto, es que está generando que más mujeres sumen su ayuda  acudiendo a la sede de la CNDH para dejarles comida. 
Por su parte, la CNDH se ha reunido con las inconformes y les ha pedido que les permitan retomar sus labores, mientras aquellas respondieron que la sede se convirtió en un refugio para mujeres y centro de acopio de ayuda.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario