miércoles, 5 de mayo de 2021

DE ADICTO A ADICTO

 Después de la tormenta viene la paz

Por Ernesto Salayandía García

Mi primer contacto con el alcohol fue a la edad de 16 años en la calle con mis amigos,  tras la muerte de mi padre, buscando ahogar la pena, alguien me ofreció  cerveza y me emborraché, me puse hasta el gorro, me empezó a gustar el efecto, me hacía olvidar el sufrimiento de la pérdida de mi padre, ahora sé que es la puerta falsa, de ahí, cada ocho días me embriagaba y llegó el momento en que no pude parar durante cuatro años y se me hizo adicción el beber a diario; prácticamente crecí con el alcohol, luego, me caso a los 22 años para querer cambiar, me casé sin amor, pero yo tenía la idea que casándome iba a ser otro, en verdad quería dejar de beber, andaba muy mal, pero cuál fue mi sorpresa que se agrandaron mis problemas, porque seguí tomando todos los días hasta quedar ahogado de borracho, ahí entra una etapa de mi vida convenienciera, ya que por cuestiones de amenazas de divorcio, fui a parar a un grupo de Alcohólicos Anónimos, pero no convencido de mi problema; estuve 8 meses sin tomar, el grupo me funcionó, pero los problemas en la casa seguían y decidí reventarme un día y así continuó mi vida durante 28 años, entrando y saliendo de grupos de ayuda pero burlándome y jugando la parte.

Entrando al laberinto infernal

El alcoholismo, es para mí irresponsabilidad, deshonestidad, fui un mal esposo le di un infierno a mí esposa, con palabras hirientes, empujones y gritos, y me olvidé de la manutención, olvidándome de que tenía una hija, siento que fui un mal padre, pero fue a raíz de mi adicción. Fueron muchos daños emocionales los que le causé a mi pareja y a mi hija, quien ahora está toda traumada, y yo no entendía por ningún motivo, luego, bajo amenazas de nuevo, me veo en la necesidad de internarme en un centro de rehabilitación, el 13 de agosto del 2009, llego a Tavat y fueron los tres meses más pesados de mi vida, aun estando en un proceso, lento, duro y doloroso, seguí jugando la parte, era mi última oportunidad para rescatar mi matrimonio; después salí del anexo y seguí con mis mismos juicios y actitudes, solamente que sin beber, en borrachera seca, empieza a ver diferencias en el matrimonio, ella se torna neurótica, una noche, le pedí cena, mientras ella estaba en la computadora y agresivamente, cerró la máquina y me dijo.- Sabes qué, ya me voy.-  Ya me tienes hasta el gorro, y tomó su ropa, a la niña y se fue, me reflejo en una carta del libro La Saliva del Diablo, dónde un hijo le escribe a su papá y se titula, Muchas Felicidades papito.- Se fue para jamás regresar.-

Atrapado en la adicción a la cocaína

Empiezo a salir del anexo, juego la parte y con mi mente enferma, empiezo a tomar cerveza sin alcohol, lo cual fue un gran error, porque destapo la ansiedad, hasta que me reviento, duré tres meses tomando a diario, pero ahora ya con perico, cocaína inhalada,  me atascaba dl polvo, a más no poder, fue este tiempo, estos tres meses los más horribles de mi vida, debido a mis delirios de persecución, terminando en el sillón de mi casa asustado, invadido de paranoia, es algo que no le deseo a nadie, es vivir un verdadero infierno, sentir a la ley atrás de mí, escuchando patrullas, supuestamente recibía llamadas con amenazas de muerte, era mi mente enferma la que generaba toda esa sicosis; no comía, no dormía, no me bañaba, estaba abandonado de mí mismo, sin trabajar normalmente, iba al trabajo, dos días seguidos luego faltaba, si faltaba tres días, me corrían; me acuerdo que mi hermana, me desahuciaba, me dijo, hermano, ya te dimos ayuda, tú no la aprovechaste, Dios que te bendiga; ya me había gastado cien mil pesos en tres meses, pidiendo prestado, aquí y allá, tenía mucha depresión, soledad, miedos, frustración y dolor.

El alcohólico se hunde y junto con él, toda la familia

Mi mamá trabaja en Saucillo, y como yo estoy rodeado de puros tíos, le hablaban por teléfono para decirle que viniera a Aldama, Chihuahua, porque yo no iba a durar mucho; recuerdo que un sábado al medio día llega mi madre, cansada, angustiada y deprimida a consecuencia de mi estado de salud, al abrir la puerta lo primero que vio fue, que me estaba drogando y consumiendo alcohol, recuerdo que se le rodaron sus lágrimas, dio media vuelta y se regresó a Saucillo. Me quedé en muy mal estado de ánimo, congelado de mis emociones, ya no sentía el placer al drogarme, estaba triste, apagado por haber perdido a mi familia y ahora a mi madre y hermanos. Me daba miedo, estar adentro de mi casa y cuando iba al baño, agarraba mi escopeta, pensando en que iban a entrar a matarme, mi mente me tenía secuestrado.

Los milagritos si existen

Un día llegó el día en que decido atentar o terminar con mi vida, me puse la escopeta en la boca, le jalé al gatillo y no tronó, después le volví a jalar apuntando a la pared, y tronó y ahí es dónde me entra el rayito de luz, sé que Dios existe, me desapréndelo, y en un instante, aviento las cervezas y la droga, luego pasa el miedo, y me entra la ansiedad por la cocaína y la cerveza, la coca ya no me satisfacía, me prendí del Rivotil; después llega una persona a mi vida, que me da ayuda, ella confía en mí, me dice que hay una esperanza de vida, le agradezco porque fue la única que me apoyó en ese momento, ni mi familia, ni nadie confiaron en mí; y hasta el día de hoy me sigue apoyando y aguantando mi borrachera seca. Después de estas crisis, me acerco a un grupo de Alcohólicos Anónimos ya por mi voluntad y por mi necesidad, llego derrotado, me rindo y pido ayuda; llevo 4 años limpio que voy a cumplir 14 años libre de sufrimiento y drogas.-

No hay pretextos ni  culpables                                                                                                                 Mi hogar fue disfuncional, crecí en medio de la neurosis de mis padres, mi padre estuvo en Alcohólicos Anónimos, tuvo también el problema con el alcohol y vivió en borrachera seca, me acuerdo de dos cosas que marcaron mi vida, una que mi mamá aventaba trastes, platos, vasos y de todo,  ella se desquitaba con nosotros, frica gritaba y estaba siempre muy mal por la mala relación con mi padre, sacaba su frustración y explotaba, sin duda alguna, todo eso me  afectó, sin que esto me justifique por mis adicciones. Recuperé mi vida gracias a Dios y Alcohólicos Anónimos y a la persona antes mencionada, quien es mi pareja actual, ahora trabajo, tengo una vida diferente, con mi hija llevo una buena relación, aprendí a valorarla y a quererla, y vivo sirviendo a los demás. No deseo que nadie sufra lo que yo viví, sé que hace falta más información en las escuelas, capacitación a los maestros y en los hogares sobre ésta enfermedad, es necesario que todos nos pongamos las pilas para hacerle frente a éste problema tan grave de las adicciones; vivo de milagro y disfruto la vida al millón. Pedro.

Una enfermedad mortal, que no es un resfriado

El alcoholismo es una enfermedad, cruel muy triste, devastadora, no distingue edad, ni sexo, ni posición socioeconómica. Es burlona, contagiosa, progresiva, incurable, mortal, esta comprobado que es genética, es una herencia neurótica y compulsiva que se ha venido trasmitiendo de abuelos a padres, de padres a hijos y de hijos a hijos, los hijos de neuróticos y alcohólicos, nacen propensos al alcoholismo y las adicciones, el origen de la adicción, son los pensamientos alcohólicos, la autoestima baja, los apegos, lo cuadrado en la manera de ser y de pensar, cualquier alcohólico, es terco, macho, cerrado, egocéntrico, soberbio, por demás toxico, no solo es un problema por tu manera de beber, es más complejo, son las conductas toxicas las que entorpecen vivió una vida en plenitud, hay venenos que los alcohólicos en recuperación, algunos de ellos, no pueden digerir, ni trascender, muchos de ellos, son víctimas del auto secuestro por que están invadidos de envidia, lo que les genera el atractivo apetito de meterse en lo que no les importa, en corregir mañas a otros, menos así mismo, ven la espiga en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio, muchos, sostienen un serio conflicto de pareja, viven un matrimonio en crisis, por supuesto, culpan a la neurótica de la mujer, mantienen una pésima relación con sus hijos y sufre, los estragos amargos de la borrachera seca, van a grupo de autoayuda, solo a calentar la banca. Soy narcisista extremo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario