martes, 24 de agosto de 2021

En 200 días estará terminado el aeropuerto Santa Lucía

 *El siguiente año estará finalizada la magna obra e iniciará su operación para así descongestionar el actual aeródromo de la capital.

La construcción del aeropuerto Santa Lucía está a poco más de 200 días de estar finalizado; de concluir el 21 de marzo la edificación de la magna obra del presidente Andrés Manuel López Obrador estaría terminada en tiempo récord. La dependencia destacó que la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) registra un avance físico del 67%.

Con todo y la crisis sanitaria por el Covid-19 las autoridades tienen previsto inaugurar el 21 de marzo de 2022 la central aérea ubicada en el Estado de México, con operaciones civiles y militares; hasta el momento ha generado más de 107 mil empleos civiles.

Los trabajos en las instalaciones de la Base Militar Santa Lucía iniciaron el 17 de octubre del 2019.

Actualmente vamos en un avance del 65 por ciento conforme a los programas que se tienen tanto de obra física como financiero, dijo a Efe el capitán e ingeniero Raúl Miranda, ayudante de obra de la terminal de pasajeros, desde el futuro pasillo de salidas internacionales.

Tras ganar las elecciones de 2018, López Obrador convocó una consulta popular informal para cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), la obra insigne de su antecesor, Enrique Peña Nieto, que iba a sustituir al saturado aeropuerto Benito Juárez de la capital.

El proyecto del NAIM, diseñado por Norman Foster y construido en Texcoco, era un centro de corrupción y una amenaza para el medio ambiente, según López Obrador.

Pero la saturación del actual aeropuerto, con picos de 50 millones de pasajeros anuales, seguía siendo un asunto pendiente, por lo que el 17 de octubre de 2019 comenzaron las obras para convertir la base militar de Santa Lucía en un aeropuerto civil.

El futuro aeropuerto, que lleva el nombre de un general de la Revolución mexicana, Felipe Ángeles, contará en su primera etapa con dos pistas y una capacidad para 19.5 millones de pasajeros al año, pero se contemplan dos fases más para ampliarlo hasta los 85 millones.

A diferencia del proyecto de Peña Nieto, el de López Obrador no contempla el cierre del viejo aeropuerto capitalino, sino que la nueva terminal operará a la vez con el Benito Juárez y con el aeropuerto de la vecina ciudad de Toluca.

Esto obligó a rediseñar por completo el espacio aéreo del Valle de México para una convivencia segura que reduzca tiempos y combustibles.

Por otra parte, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que el Agrupamiento de Ingenieros Militares Felipe Ángeles construye una central eléctrica de cogeneración a gas natural y diésel que producirá la electricidad demandada para la operación del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario