lunes, 30 de mayo de 2022

UN MINUTO

 ACERCARSE A DIOS

Respetando todas las creencias, leo un trabajo que llama a acercarse a Dios y el fondo me parece excelente: hay que acercarse a Dios cuando no lo necesitamos y así estaremos preparados para enfrentar los retos de la vida sin pretender que Dios nos los resuelva…

Y es que habemos muchos, lo confieso, que solamente nos acordamos de Dios cuando lo necesitamos, cuando estamos desesperados…

La última vez que solito fui a una iglesia con el fin de orar fue cuando mi madre doña Aurora estaba en una cama de hospital sufriendo un derrame cerebral y el doctor me dijo que en el caso de que salvara la vida, quedaría como vegetal…

Recordándola en salud la ví llena de vida, siempre en actividad, siempre haciendo algo, buscando en qué ocuparse, en una palabra era un torbellino. Sólo el pensar en que estaría como una planta, sin saber nada de nada, ni siquiera de su propia existencia, me llevó a la iglesia para pedirle a Dios que mejor se la llevara…

Ahí es cuando se acuerda uno de Dios. Cuando somos conscientes de nuestra pequeñez ante las pruebas a las que nos somete la vida. Entonces sí lo recordamos y vamos en su busca para que nos ayude…

Por eso me atrajo tanto lo que leí: hay que acercarse a Dios cuando el sol brilla, cuando no hay problemas, cuando estamos en paz, para que entonces lo tengamos presente en la vida diaria y nos dé fortaleza para estar preparados y enfrentar las adversidades y para merecer esa ayuda que en un momento dado, pedimos sin merecerla…

Es todo. héctor garcía alvarez

No hay comentarios.:

Publicar un comentario