martes, 23 de agosto de 2022

UN MINUTO

 LA MENTE

¿No le ha pasado que platica sobre una película y no recuerda el nombre y mucho menos los actores? Seguido estoy hecho un camote tratando de recordar al artista: “…es una bonita, delgada, que hace muchas películas buenas, que filmó una donde la hace de chica mala que se encuentra en la calle con un millonario que la contrata y la lleva a su hotel de lujo y acaban enamorándose…” 

¿Dónde carajos dejé las llaves del carro? o bien lo que me ha pasado infinidad de veces en un centro comercial: ¿en qué piso estacioné el auto…?

Dicen los estudiosos que no es que me esté volviendo idiota (a lo mejor eso es de nacencia) sino que las conexiones entre las neuronas se han reducido por falta de uso…

Señalan los de una universidad muy chipocluda que las rutinas de la vida diaria son las causantes de que las células nerviosas del cerebro dejen de producir “Neorotrofinas” que es algo así como su alimento y las que permiten las conexiones del cerebro…

Hablando en cristiano: como convertimos a la vida  en rutinaria, “el coco” deja de estar chambeando y lo tarugo aumenta…

Nos levantamos a la misma hora, hacemos lo mismo, comemos similar, no ejercitamos el cuerpo, etc. Lo que recomiendan es ejercicios para la mente: armar rompecabezas, meter monedas en un vaso o recipiente y sin verlas tratar de adivinar su denominación, bañarse con los ojos cerrados y con las manos ubicar el jabón, el “champú”, la toalla, en otras palabras, romper la rutina y obligarse a pensar…

Otro ejercicio recomendable es leer en voz alta, pero si nada le da resultado, no hay remedio, se volverá idiota y sólo le quedará buscar una diputación…

Es todo.           héctor garcía alvarez

No hay comentarios.:

Publicar un comentario