jueves, 7 de abril de 2011

APUNTES DE UN VIEJO LÉPERO

Por Jeremías Marquines

Prepotencia importada

La prepotencia y el fastidio de la nueva secretaria de Fomento Turístico del estado de Guerrero, la defeña Graciela Báez, se desbordó este martes al correr de una reunión de turisteros a su similar municipal, Erika Lürhs Cortés, y pedir que elementos de seguridad del hotel Elcano sacaran a empujones y bajo una lluvia de mentadas de madre al regidor de Acapulco, Ramiro Solorio Almazán.
La secretaria de Turismo de Acapulco, Erika Lürhs fue invitada a la reunión con integrantes de Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco (AHETA), por la propia Graciela Báez. Sin embargo, fue echada de la reunión bajo el argumento de que esta era privada y ya había concluido. Con ella iban el síndico Rodolfo Escobar, el regidor Solorio y la lideresa de empresarios turísticos de Pie de la Cuesta Nelly Mejía, a quienes tampoco les permitieron entrar.
La recomendada de Marcelo Ebrard, y a la que el nuevo gobierno ha promocionado como una muy eficiente y preparada funcionaria, tuvo así un grotesco inicio de actividades, pues de entrada evidenció su falta de capacidad para tratar con los guerrerenses, su desapego con el estado y la prepotencia que expresa con todo el cuerpo.
El hecho reprobable de impedir el acceso a una reunión del sector turístico a funcionarios y autoridades del gobierno municipal de Acapulco, proyecta un aberrante acto de intolerancia y falta de capacidad política de la nueva funcionaria estatal. Nada le costaba dejarlos entrar y permitir que expresaran sus puntos de vista por divergentes que estos fueran, pues al final de cuentas es ella la que necesita la aceptación de los liderazgos locales y no al revés. Sin embargo, su nula sensibilidad y manejo de crisis se impuso y con esta aberrante acción profundiza la brecha que su imposición generó en el sector.
De igual manera, es reprobable la forma canallesca y ruin con que fue echado el regidor Solorio. Por mucho que se le tenga aversión, no hay que olvidar que, mal o bien, es un integrante del Cabildo de Acapulco, y caer en una actitud vandálica y vulgar como fue la asumida por Pedro Haces y Carlos Hernández Godoy para rechazar la irrupción del regidor, sólo los rebaja y evidencia que más que turisteros se comportaron como porros.
El escándalo protagonizado por la nueva encargada de Sefotur, confirma lo que se ha dicho en el sentido de que fue un error del gobernador, el permitir que Marcelo Ebrard le impusiera a ex funcionarios del Distrito Federal. Primero, son personas que no tienen pasión por Guerrero porque no han vivido aquí, no siente suyos los problemas del estado, ni entienden la sensibilidad local; son chambistas que intentan ver a los guerrerenses como inferiores, y esto ya lo demostró la señora Báez.
Vale la pena decir que fue superior, políticamente hablando, la actitud madura de Erika Lürhs, al no hacer eco de la descortesía sufrida, y sólo opinó que la funcionaria estatal “no conoce a los personajes y tampoco me dio la oportunidad de explicarle quienes son ellos”.
Pero más allá de este enfrentamiento de las funcionarias turisteras, el asunto de fondo son las visiones divergentes que tienen el gobierno municipal de Acapulco, y el gobierno del estado, con respecto al manoseado tianguis turístico.  Mientras el gobierno estatal busca una opción intermedia como paliativo a esta crisis, al considerar complicado que Calderón dé marcha atrás en su decisión de que regrese el tianguis; por parte del gobierno de Acapulco se mantiene la postura beligerante de denostar la figura de la secretaria federal de turismo, Gloria Guevara Manzo, que, como chivo expiatorio, culpan de despojar a Acapulco de este tianguis y exigen que regrese. Esa es una manera cómoda para no culpar a Felipe Calderón de esta crisis del sector.
Previendo escenarios adversos, Ángel Aguirre ha propuesto que se piense en otras alternativas al tianguis, pero sin dejar de demandar su regreso. Aunque esta opción parece la más deseable, la propuesta de Aguirre es cuestionable pues pretende que un añorado cadáver como lo es la reseña mundial de cine reviva en pleno siglo XXI; sin tomar en cuenta que antes no existía el festival de cine de Morelia, ni el de Guadalajara. Lo insólito de este nuevo gobierno es que pretende enfrentar los retos del presente y del futuro del estado desenterrando proyectos del siglo pasado, como cuando fui gobernador interino, dice. Regresar a buscar soluciones a los apolillados cajones del pasado, es un indicador irreprochable de que no existe talento ni creatividad en el nuevo gobierno para crear e innovar con nuevos proyectos que rescaten el paupérrimo sector turístico estatal. Por lo contrario, en el caso del gobierno de Acapulco, aparte de echar a perder el tianguis, también echó a perder La Nao, un festival que arrancó con altísimo potencial siendo presidente municipal Félix Salgado, y con Añorve lo convirtieron en una grotesca feria de pueblo, cuando pudo haber crecido para convertirse en el festival de las culturas y los negocios de Asia-Pacífico.
Lo que es cierto, es que el tianguis turístico de Acapulco, si estaba mal, hoy con todos estos escándalos está peor. Hoy, ese tianguis se ha degradado y ya no sirve a Acapulco. Los que pretenden defenderlo de las malévolas y perversas manos de Gloria Guevara, lo han polítizado al extremo de volverlo un asunto vulgar. Lo que están peleando Añorve y Aguirre no es que regrese el tianguis, sino ver cuál de los dos primos prevalece. Es una competencia de egos y de vencidas, aunque con López Doriga digan otra cosa.
Como lo hemos dicho antes. Un gobierno acrítico donde la mayoría aplaude zalameramente cualquier mala decisión como si fueran focas amaestradas, está condenado a repetir errores. El caso de los recomendados de Marcelo Ebrard como la prepotente secretaria de Turismo, sólo le traerán problemas al nuevo gobierno que, como es predecible, responderá con insolencia e indiferencia para no aceptar que, de entrada, se equivocaron.
LA CONTRA
El secretario general de Gobierno Humberto Salgado Gómez anotó un punto a favor del nuevo gobierno al destrabar el conflicto de los despedidos de Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Acapulco (Capama). Aunque no es un problema que le compete, pues es de carácter municipal, lo que importa es que ante la desatención que padecían estos ex trabajadores, recibieron la atención y el respaldo del gobierno estatal, ahora hay que ver si le darán empleo… Vuelve la guerra de fotos a los periódicos. De lo que se trata es de ver qué gobernante paga la más grande. ¿Aparte de las actividades del gobernador qué otra cosa pasa en las demás áreas del nuevo gobierno?

1 comentario:

  1. Yo lo hubiera sacado a patadas...Preguntome yo...Que bien a hecho a acapulco el susodicho???

    ResponderEliminar