miércoles, 15 de agosto de 2012

LA RUEDA DE LA FORTUNA

Por Alfredo Sarabía
Aumento a las gasolinas: Otro fregadazo a nuestra economía

El sábado pasado nos dieron otro golpe en la economía familiar. Volvieron a subir de precio los combustibles.  Aumentaron las gasolinas: la premium cuesta $11.02, la magna $10.45 y el diesel $10.81, Van con este incremento, ocho, que ocurren en este año, de 36 aumentos que impasiblemente veremos en los próximos poco más de dos años, y es que así, fue aprobado por los diputados y se le dio carácter de ley para que no hubiera broncas en lo posterior con el futuro color del gobierno.
Esta medida se determinó cuando aún no se sabía nada del resultado electoral, por lo que, fuese quien fuera el próximo presidente de la República, los sangrantes aumentos a los combustibles, persistirían infamemente y ahora, si el Tribunal Federal Electoral (Trife), le da el visto bueno a Peña Nieto, con mayor razón.
Nadie dice alguna cosa en contra de esta situación, llámese como se llame, pareciera que hay una  gran conformidad con esta fregadera  que vemos llegar venir los segundos sábados de cada mes. Los dizque más abusadillos, “corren con sus autos a llenar el tanque”, como si la vorágine de esa cuestión que nos envuelve, se resolviera.
Mi experiencia personal al respecto, me clarifica con sencillez la erosión que ha venido sufriendo el dinero. Recuerdo que hace algunos meses, al pagar los 20 litros de la gasolina más barata que le pongo a mí coche, o sea, la premium, el despachador me devolvía 25 pesos, como cambio de un billete de 200 pesos. Sin embargo, al ir transcurriendo los meses, empecé  a observar el descoloramiento  pausado del valor al billete destinado a liquidar la gasolina. Hoy en día, esos 25 pesos de cambio que me regresaban, se esfumaron irremediablemente, ahora, por los mismos 20 litros de gasolina que le pongo a mi auto,  tengo que pagar los 200 pesos y aparte tengo que dar otros 9 pesos, o sea, con esa disposición legal, ya no tan solo no me sobran los 25 pesos, sino que ahora se me van de la economía familiar, 9 pesos; desembolso la cantidad de 209 pesos y no 175 pesos como sucedía hace meses.
¿Cómo ve este asunto que nos está quebrando económicamente en forma lenta y pausada, “para que no si sienta tan feo y para que no nos duela tanto”. Eso es lo que se logra con esta situación que tiene “un futuro esplendoroso”, mientras caminemos como hasta ahora, donde la práctica del masoquismo, es ley entre muchos mexicanos.
Pero, estos frecuentes y constantes aumentos en los combustibles, no vienen solos, no son aislados, pues los productos básicos en una familia de a pie, también recienten esta anomalía económica, pues esta sirve de justificación (real) para que los costos de estos, se eleven, como los casos del huevo, de la carne, del pollo, de la leche, del frijol, del arroz, de la azúcar, del aceite, etc.
El Gobierno Federal aduce que esto lo hace para quitarle el subsidio a los combustibles, “que solo benefician a los que más tienen”. Situación en nada creíble, ya que la gran mayoría de los más de 110 millones de mexicanos que somos, se ve afectada inmisericordemente con la práctica de esta irregularidad, ya sea directa o bien, indirectamente.
No obstante, estos aumentos no le hacen ni cosquillas a un gran empresario, a un perro grande del gobierno, a un diputado, a un senador, etc., por lo que no se ve por ningún lado, el supuesto beneficio que trae el subsidio gubernamental a los combustibles a los dueños del dinero y los privilegiados, como lo arguye el gobierno federal para fregar más al jodido, al irle retirando gradualmente el subsidio….HASTA PRONTO.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario