martes, 13 de diciembre de 2016

OPINION

PEMEX; Enemigo de Guerrero

Por Manuel Tello Zapata.
El colmo. A todos los problemas que enfrenta nuestro sufrido Estado de Guerrero, hoy tenemos uno más y lo está produciendo la empresa paraestatal Petróleos Mexicanos (PEMEX), que está generando un grave desabasto de Diésel en toda nuestra entidad, sin que se dé una explicación oficial en torno a este problema que podría paralizar el tráfico pesado, el que surte de provisiones y servicios a toda nuestra entidad, y se encarga de la construcción de carreteras, puentes y otras obras, así como de su mantenimiento respectivo.

Los dueños de las gasolineras se quejan, porque sus pipas no pueden ser abastecidas en la superintendencia de Toluca, mucho menos en las subestaciones de Acapulco, Iguala y Cuernavaca, donde simplemente les dicen que no cuentan con el combustible. Los choferes de camiones que transportan alimentos y bebidas; los de emergencias, se quejan porque no hay diésel en las estaciones y pierden tiempo y dinero. En los últimos días de la semana anterior se hicieron diversas denuncias en los periódicos y se normalizó el surtido, pero en el fin de semana, PEMEX volvió a cerrar el abasto.
Es necesario que se normalice la venta de diésel porque su escaséz provoca graves daños al comercio y la industria de nuestra entidad. ¿Así se prepara PEMEX para la apertura, con falta de combustibles?; ¿Así con desabasto, es como enfrentará a la competencia? Los empresarios de gasolinas locales han sufrido serias pérdidas con el robo de sus pipas por parte de los estudiantes de Ayotzinapa, ahora enfrentan un nuevo reto y PEMEX se convierte así, en un enemigo más de los guerrerenses. Atención. 
SUPERVISIÓN ESPECIAL. 
Importante visita de trabajo realizó el Gobernador del Estado Héctor Astudillo Flores, acompañado por el Alcalde de Chilpancingo Marco Antonio Leyva Mena, a las obras que se realizan para remodelar la avenida Miguel Alemán, de nuestra capital, obra que debe ser concluida en la presente semana, porque es una de las principales vías por las que cruza el tradicional Paseo del Pendón. Durante el recorrido, el mandatario estatal pudo confirmar que las obras se encuentran muy avanzadas y los tramos en construcción estarán a tiempo para el próximo domingo.
La remodelación del último tramo que llega a la plaza cívica Primer Congreso de Anáhuac, será iniciada en el próximo mes de enero, pero todo estará listo a tiempo para que el Paseo del Pendón se realice sin ningún contratiempo por su ruta acostumbrada. La avenida Miguel Alemán una vez terminada, será de las más bellas de nuestro Estado y se va a convertir en un paseo agradable para todas las familias capitalinas y los visitantes.
¿EL EJÉRCITO A SUS CUARTELES? 
Luego de las declaraciones vertidas por el Secretario de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos Cepeda, en el sentido de que el Ejército no debe estar en las calles haciendo funciones de policía, se ha desatado una interesante polémica en la que participan hasta los Obispos de nuestra entidad, funcionarios, observadores, especialistas, etc. De acuerdo a la Constitución, la seguridad nacional está a cargo de nuestras fuerzas armadas: Ejército y Marina. La Seguridad pública es responsabilidad de las corporaciones policiacas.
En efecto, el Ejército debe estar en sus cuarteles, listo para proteger nuestras fronteras y para apoyar al pueblo en casos de desastres naturales. Nada tiene que hacer en las calles persiguiendo a delincuentes del orden federal y común. En este sentido se impone la pregunta: ¿Quién sacó a las calles a nuestras fuerzas armadas para hacer funciones de policías?
El responsable de todo esto es el ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa, quien buscando legitimar a su gobierno porque solamente superó por menos de 300 mil votos a su más cercano contendiente, y queriendo ganar el afecto del gobierno norteamericano, le declaró la guerra a los cárteles mexicanos que controlaban el trasiego de la cocaína colombiana. Calderón ordenó que el Ejército se encargara de combatir a los principales grupos delincuenciales y de esa forma: apagó la lumbre con gasolina.
En efecto, con la participación del Ejército y la Marina en el combate al narcotráfico, se cerraron las rutas de trasiego, por lo que la mafia colombiana le “retiró el contrato” a sus socios mexicanos, porque ya no le garantizaban que su producto llegara sano y salvo a los Estados Unidos, donde tienen un mercado de más de 60 millones de adictos, con poder de compra. Al quedarse sin su principal negocio, los cárteles dejaron en libertad a sus sicarios y estos se regaron por muchas ciudades para dedicarse al secuestro, extorsión, etc., algo que seguimos padeciendo hasta la fecha en gran parte del país. Durante el Gobierno de Felipe Calderón, la guerra por el control de las plazas generó más de 135 mil muertos y 40 mil desaparecidos. Este problema no se ha podido solucionar y el número de pérdida de vidas aumentó en forma considerable en los últimos cuatro años. 
Es necesario que el Ejército continúe por el momento combatiendo a la delincuencia hasta que los gobiernos estatales y municipales, puedan organizar debidamente a sus fuerzas policiacas. Aunque por los malos resultados obtenidos en esta lucha, se le puede dar la razón al General Cienfuegos: El Ejército no estudió para ser policía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario