viernes, 19 de mayo de 2017

MEMORÁNDUM

*** ¿Por qué no?
Gerardo Ruano Cástulo
En un libro de crecimiento humano, leí una analogía que no tiene fecha de caducidad. Su enseñanza sirve en todo momento. El relato indica, que un padre, ya en el ocaso de su vida, envía a sus cinco hijos, por separado, a traer una rama.
Cuando estaban de regreso, frente a él, les dice que rompan la rama a la mitad. Lo hacen con facilidad. Luego pide, que hagan un manojo, bien amarrado de cinco pedazos de rama.

Una vez hecho, les pide que intenten romper el manojo. Ninguno lo logra. Entonces, el padre les dice: “Tal vez, pronto partiré. Mi consejo, es que permanezcan unidos. Como el manojo de ramas. Ya vieron que solos es fácil romperles. Pero juntos, son más fuertes.”.
Algo acorde al momento histórico que estamos viviendo. Los acontecimientos claman por la unidad. De despojarse de intereses mezquinos. De poner por delante, el interés de la gran mayoría, que anhelamos ambientes más seguros.
No es tiempo de pleitos y división. Ni de tener por prioridad las elecciones de 2018. Lo importante hoy, es que la suma de voluntades, apunten a buscar que le vaya bien a Guerrero. Que todas las fuerzas políticas se unan en una misma dirección. Despojadas de intereses mezquinos. Con el compromiso serio, que deben tener con la gente.
La tarea no es sencilla. Pero divididos y poniendo el pie al otro; llegar a la otra orilla, será más complicado y tardado. Es tiempo, de que se olviden de la pirinola y su absurdo sueño del “toma todo”. Es tiempo, de que nos demos cuenta, de que el gran tema es: “Que ganemos, pero en serio, todos.”.
No cabe la demagogia. La situación está en un punto crucial. Donde la civilidad y corresponsabilidad se imponen, para  buscar un mejor puerto.  
Creo, que el Gobernador, Héctor Astudillo Flores, trae una gran determinación, en la búsqueda de que Guerrero viva en otro ambiente. Lo podemos ver en los diferentes sectores del desarrollo. Y por supuesto, en el rubro de la seguridad, en donde ha dejado patente su liderazgo.
No se trata aquí, de recordar las muestras de respaldo que ha recibido el mandatario estatal, ante los pasos recientes, que ha dado en materia de seguridad. Sino de poner sobre la mesa, el mensaje claro que envía la situación del estado; en donde se impone ir por la unidad histórica. De que las fuerzas políticas caminen en una agenda en común, y que asuman la parte de la tarea que les corresponde.
Estar del lado de la crítica, nada más por estar criticando, hoy es lo más cómodo. Pero también, la forma de mostrar indolencia ante la situación. Porque la división conviene a la anarquía. Conviene a quienes impulsan el mal. Menos a la gente, por la que según trabajan los partidos, y cobran sus prerrogativas.
La oportunidad es histórica. Despojarse de egoísmos, es el gran reto. Poner por encima lo que más conviene a Guerrero. Vale la pena intentar algo diferente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario