martes, 23 de mayo de 2017

MEMORÁNDUM

*** “Lo que hoy es débil…”
Gerardo Ruano Cástulo
Cuando muy joven. A los 14 años. Me invitaron a cursos extra escolares, tuve que pagar el precio de la inexperiencia de viajar. Tenía que trasladarme por la noche o madrugada a los destinos. Así que solía quedarme dormido. La primera vez, me baje antes del lugar. El autobús se fue y tuve que esperar otro que me llevara.

Ese hecho, me recuerda lo ocurrido con el ex diputado local, Rubén Figueroa Smutny, quien se bajó del autobús priísta a causa de su inexperiencia. Su falta de tacto y oficio. Tal vez, hasta por soberbia. No olvidar, que parecía un requisito, la presencia de Figueroa en el Gobierno de Guerrero; y mayormente, si el Gobernador era de extracción tricolor.
Tengo en mente, aquél discurso pronunciado por el ahora Gobernador del Estado, Héctor Astudillo Flores, en su arranque de campaña por la Alcaldía de Chilpancingo; en lo que marcó su regreso a la escena, luego de la derrota de 2005. En aquella ocasión, citó una frase de su maestro, el extinto José Francisco Ruiz Massieu: “Lo que hoy es fuerte, mañana puede ser débil. Y lo que hoy es débil, mañana puede ser fuerte.”.
Una profecía que se cumplió al pie de la letra. La gran mayoría, tras lo de 2005, daban por muertas las aspiraciones de Héctor Astudillo. Dudaban de su regreso a la escena. Mucho menos, se imaginaban que regresaría para ser Gobernador de Guerrero.
Al margen de que Figueroa Smutny menospreciara el liderazgo de Astudillo Flores, quedó evidenciada su inexperiencia. Su nula habilidad para generar consensos. Los excesos de quien se sentía todopoderoso en el PRI.
Su inmadurez le llevó a enrolarse en el Grupo de los NININI. Tradicionalmente conocemos a los NINI, que se llamaba a quienes ni estudiaban, ni trabajaban. Los NININI, son gente tóxica. Son quienes Ni pichan, Ni cachan, Ni dejan batear. Esos que no tienen resultados en el trabajo. Esos que están en contra de muchas cosas y a favor nada. Esos que creen tener las “mejores opiniones”, lo sienten “saber todo”, se erigen como “dueños de la verdad”,  y que “nadie es mejor que ellos”.
En el fondo del asunto, y fuera de todas las polémicas que se pudieran generar a causa de Rubén Figueroa Smutny. De qué ahora juega del lado del PRD. Que es aliado del alcalde Porteño. Que cobraría un millón de pesos vía CAPAMA. Esto último es una ocurrencia. Porque en todo caso, si recibiera una cantidad de esa índole, ¿Para qué dejar evidencia? ¿Y sin retención de impuesto?, jejeje. Lo palpable, es que fue ampliamente beneficioso para el PRI y el hoy Gobernador, Héctor Astudillo Flores, que se bajara del autobús con toda anticipación.
Figueroa no fue factor de peso en la elección para Gobernador. El PRI ganó bien. Esa distancia ayudó más. Se rompió el mito del Figueroísmo. El Gobernador, Héctor Astudillo Flores, no tiene que cargar con el sello de los caciquismos, que mucho daño han hecho al partido tricolor y a Guerrero.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario