jueves, 25 de mayo de 2017

MEMORÁNDUM

***Solamente actitud
Gerardo Ruano Cástulo
No tengo duda. El ingrediente principal que marca diferencia es la actitud. Una mala actitud siempre lleva a buscar culpables. Poner excusas. Pensar en negativo. En tanto, una buena actitud nos lleva a hacernos responsables. A buscar ser parte de la solución. A pensar en positivo.

La buena actitud no surge de la simple buena voluntad. Por pintar una sonrisa. Como todo lo valioso de la vida, la actitud se trabaja. Es un estilo de vida. Es una decisión personal.
Recuerdo ahora, al conferenciante que se le acerca una señora y le dice: “Yo quiero ser buena persona amigo; pero los demás no colaboran.”. La buena actitud te lleva a reconocer, que el único gran favor que le puedes hacer a éste mundo, es cambiar y mejorar a ti mismo. Ahí radica el poder del cambio.
Una buena actitud se trabaja. Comenzando por el lado emocional. Se debe aprender a procesar el enojo, la envidia, la insatisfacción, el miedo; entre otras tantas emociones. Hasta tomar la responsabilidad en las propias manos. Nadie es culpable de tus resentimientos y frustraciones. El único responsable eres tú.
Una buena actitud, te lleva a comprender, que antes de cuestionar a quien no cumplió con alguna tarea o compromiso, es porque algo en la vida propia no está caminando de manera adecuada y hay que fortalecer esa área.
En suma, la buena actitud nos lleva a tomar el timón de nuestras vidas. A no ponerla en manos de otros. A no depender de lo que otros piensen y digan. Cada uno es responsable. Y eso es, lo que se transmite a los demás. Por esa razón, es el más grande de los ingredientes. Porque incide en los demás. Lejos de los discursos, la actitud se impone.
Y he puesto el tema aquí, porque hay nombres que suenan bien en el ambiente. Que se escuchan, en virtud del trabajo que vienen desarrollando. Pero especialmente, por la buena actitud que tienen.
Un personaje, que ha logrado un impacto positivo, especialmente en la capital del Estado, es sin duda, César Armenta Adame, Secretario Particular del Gobernador. Alguien que cumple a cabalidad con ayudar a su jefe y lo hace con una magnifica actitud. Y es eso, lo que transmite a la gente.
César Armenta trae una buena actitud. Y no puede ser de otra forma, cuando hablamos de un personaje, que ha venido creciendo en la cultura del esfuerzo. Ha picado piedra para llegar hasta donde está. Su estabilidad emocional, se ve en el respeto que tiene a la ley de la gravedad; con los pies bien puestos sobre el piso. El cargo es temporal y hay que servir bien.
Es la actitud, el ingrediente que marca la diferencia.
EN TANTO, el diputado local, Ricardo Moreno Arcos, informó en su página de Facebook, que en los últimos días recorrió colonias, con motivo de los festejos del día de las Madres. En las fotos, se ve a sus colaboradores y a él no. ¿Para qué estar en territorio, si es plurinominal? Bueno, además quien pesa en la ruta de 2018, es su hermano Mario.
Y POR CIERTO, vayan felicitaciones para la diputada local, Isabel Rodríguez Córdoba, quien recién acaba de recibir la más grande de las bendiciones; el nacimiento de su hija. Y en una circunstancia muy especial, por el embarazo de alto riesgo que registró. Dios la bendice amiga diputada. Tan es así, que ya está trabajando en bien de la gente. Se le vio en la colonia CNOP, en el Mirador, y en el Hospital de la Madre y el Niño, con su mano sensible y atenta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario