miércoles, 21 de junio de 2017

MEMORÁNDUM

***Pasar la prueba.
Gerardo Ruano Cástulo
En los momentos adversos se mide la calidad de los liderazgos. En la capacidad que tienen para sacar lo mejor de cada situación. Del talento para convertir una desventaja en algo favorable. Las estadísticas hablan de muchos liderazgos que se pierden después de una experiencia complicada. De un fuerte revés. Ese no es el caso de Jorge Salgado Parra, quien hoy parece haber pasado la prueba de fuego para su liderazgo.

Así es. El Director del Instituto Estatal para la Educación de los Jóvenes y Adultos de Guerrero, por sus siglas IEEJAG, llega al encargo luego de un golpe serio a su liderazgo. Fue duro, para su equipo, retirarse de la contienda por la alcaldía de Chilpancingo. Vaya que lo fue. Las encuestas lo marcaban como amplio favorito. Con un margen importante sobre los demás aspirantes.
Es complicado convivir con el desencanto y la frustración. Solamente un liderazgo sólido puede mantener la nave a flote. Más, cuando el tiempo termina por darle la razón; en el sentido, de que la mejor decisión, fue haber apoyado al hoy Gobernador, Héctor Astudillo Flores.
Tal vez, algunos vieron el IEEJAG como un premio de consolación para Jorge Salgado. Pero, creo que él, lo ha tomado como el medio para mostrar que posee un buen liderazgo. Que posee talento para hacer algo bueno, con lo que antes, se consideraba elefante blanco.
Hoy, los resultados de su trabajo están a la vista. El Gobernador se ha mostrado satisfecho con la aportación del Jorge Salgado Parra. Tan es así, que ha instruido un trabajo coordinado con las demás dependencias, a efecto de mejorar el impacto de la lucha contra el rezago educativo.
Desde esa óptica, su liderazgo está más vigente que nunca. Se podría decir, que ante los retos que se vienen en 2018, el Mandatario Estatal tiene en él, a un magnifico aliado. Alguien que si le puede aportar para la causa del partido tricolor.
Jorge Salgado no se deprimió. Tomó el reto y ha trabajado bien la parte que le corresponde. Por principio, dando buenos resultados en el IEEJAG. En segunda, fortaleciendo la relación con el Gobernador y su círculo cercano. Y tercera, el cuidado de su imagen, con base al trabajo diario.
Por algo comparte, las enseñanzas de José Francisco Ruiz Massieu, en especial aquella, donde dice que no hay que adelantarse, sino aplicarse, para cuando venga lo que tenga que venir.
No perder de vista a Jorge Salgado Parra.
EN TANTO. Otro ejemplo de buena aplicación, es el de Omar Salazar Flores, subdirector administrativo del Hospital de la Madre y el Niño Guerrerense de Chilpancingo. Los hechos lo indican. Hoy se habla de que el HMNG ha venido creciendo. Que el Gobernador le habrá de invertir en infraestructura. Eso habla, de que al seno del Hospital, existen buenos resultados médicos y una buena administración de los recursos. Por eso el tema es aportar para que siga creciendo.
En eso, se ve el grano de arena, que pone Omar Salazar.
Y POR CIERTO. ¿De qué lado jugará el rector, Javier Saldaña Almazán, en las elecciones de 2018, si es que como dicen, aspiraría a buscar la próxima Gubernatura?.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario