viernes, 4 de agosto de 2017

OPINION

Desmintiendo un infundio
Por Manuel Tello Zapata.
De manera concreta, el Rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javier Saldaña Almazán, emitió un comunicado oficial para echar abajo una información distorsionada, que pudo afectar en gran medida a la máxima casa de estudios guerrerense. Algunos medios difundieron en días pasados que el 5% de los estudiantes de esa institución, salieron positivos en la prueba de VIH (SIDA).

El Doctor Saldaña Almazán aseguró que este tipo de exámenes nunca han sido un requisito para inscribirse o reinscribirse y tampoco se las hacen los laboratorios universitarios, que solo realizan exámenes de Biometría Hemática y medición de glucosa. Concluyó expresando que hasta el momento ningún alumno ha solicitado hacerse dicha prueba. De no responder en tiempo y forma, la UAGro hubiera sufrido un golpe mediático de gran magnitud.
DIPUTADA EN ACCIÓN.
Durante la gira que realizó el Gobernador del Estado Héctor Astudillo Flores, por la región de la sierra más conocida como Ruta de los Pueblos Santos, arrancó diversas obras en Santa Bárbara que permitirán interconectar a las poblaciones de esas comunidades. Durante su estancia en Jaleaca de Catalán, el mandatario estuvo acompañado por la diputada federal Beatriz Vélez Núñez, que se dice orgullosamente originaria y nativa de esa comunidad.
Junto con la legisladora y la Señora Mercedes Calvo de Astudillo, el Gobernador inauguró la primera etapa de la Unidad Deportiva que con una inversión de 8 millones 220 mil pesos, gestionados por la diputada Vélez Núñez, beneficiará a más de 2500 habitantes de la región. La diputada federal agradeció al Gobernador por su apoyo para Jaleaca de Catalán y ambos recibieron el aplauso y el reconocimiento por dicha obra, a la que le pusieron el nombre de “Alfonso Vélez Arcos”, padre de Betty Vélez. Astudillo Flores se comprometió también a concluir la carretera que une a Chilpancingo con Omiltemi, chautipa y Jaleaca. 
Anteriormente, la legisladora federal había invitado al Gobernador para inaugurar un aula escolar en la colonia Diana Laura, de Chilpancingo, donde los niños tomaban clases en forma deplorable y en tres meses, luego de su primera visita, Vélez Núñez concluyó la obra, donde hoy los niños estudian en un salón moderno, muy ajeno a las mantas y lonas que eran su centro escolar.
SOÑAR NO CUESTA NADA.
El conocido júnior Rubén Figueroa Smutny, se soltó el pelo en días pasados para anunciar en conferencia de prensa su intención de ser candidato a la presidencia municipal de Acapulco, por el Partido de la Revolución Democrática, o por otras instancias con las que establezca una relación de apoyo mutuo. Aseguró que los hechos cometidos por su señor padre y su abuelo ya tienen más de treinta años y no tienen nada que ver con las nuevas generaciones.
A pesar de ser una de las familias con mayores recursos económicos de nuestro Estado, los multimillonarios Figueroa Figueroa, Figueroa Alcocer y Figueroa Smutny, se han significado por tener el codo más duro que los de un regiomontano. No disparan ni en defensa propia y el ejemplo más claro está en Acapulco, donde jamás se ha conocido que los Figueroa apoyen con recursos económicos a ninguna colonia u organización social; mucho menos a la gente más pobre de nuestro bello puerto.
Durante la destrucción que sufriera nuestro Estado por el paso de los huracanes Ingrid y Manuel, la familia Figueroa no donó ni siquiera un kilo de frijol en apoyo a los damnificados. ¿De dónde sacaría Rubén Figueroa Smutny que algún acapulqueño votaría por su causa si lo designaran candidato a la Alcaldía? Este individuo no tiene trabajo político alguno y solamente ha fungido como diputado local plurinominal por el PRI, donde se dedicó a pelearse con sus compañeros, como Héctor Astudillo Flores y otros. Dudamos mucho, pero mucho, que el PRD postule a Figueroa Smutny porque para colmo, este no pondría un centavo para comprar esa posición. Duele el codo.
UN CONFLICTO MÁS.
El Gobernador del Estado Héctor Astudillo Flores está manejando con mucho tacto y diálogo el conflicto ocurrido en Chichihualco, donde un grupo de aproximadamente quinientas personas, se confrontó con la policía federal que investigaba el crimen de un agente de esa corporación. El caso es muy similar al sucedido en San Miguel Totolapan, donde otros quinientos ciudadanos se enfrentaron para evitar que la policía buscara al Tequilero, ó a los miembros de la Familia Michoacana.
La gran mayoría de los ciudadanos que radican en Chichihualco se mantuvo ajena al conflicto. El grupo que se opone a la presencia de la policía federal ahora instaló un retén y está creando una policía comunitaria armada, que según ellos vigilará la seguridad de quienes habitan en esa cabecera municipal. Obviamente, tanto el Gobernador como el gobierno federal se oponen a que las fuerzas policiacas no puedan entrar a ese municipio, donde los intereses de grupos  poderosos están a la orden del día.
Lo cierto de todo este asunto es que la delincuencia organizada se encuentra más fuerte que nunca en Guerrero, y está demostrado con los bloqueos realizados en la Tierra Caliente, la masacre en el penal de Las Cruces, el incendio de vehículos en Chilpancingo y ahora la movilización de Chichihualco. El Gobierno federal debe poner más atención a lo que sucede en nuestra sufrida entidad. Punto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario