lunes, 14 de agosto de 2017

TRAZOS…TIME

*Soplan vientos de la nueva hegemonía de Peña Nieto y sus aliados
Federico Nogueda
La XXII Asamblea Nacional que culminó el PRI el sábado pasado ante toda su clase priista, opositores, convencidos y militantes, fue una demostración que en estos momentos ‘soplan nuevos vientos de cambios’, como decían en la Edad Media, a la llegada del Renacimiento.

Hoy el sistema político mexicano no sufre cambios, sino que se transforma hacía una ‘Unicidad’, es decir, todos los que pertenecen al sistema político mexicano, de diferentes colores, a excepción de AMLO, se hacen uno. 
Esta Unicidad por supuesta la encabeza o coordina el presidente Peña Nieto, el mensaje de la Asamblea Nacional fue que se logró contar ya con un candidato a la presidencia de la República no necesariamente del PRI, aunque sus orígenes vengan de ahí, sino el candidato sale de esa Unicidad del sistema.
Es decir, ya se pusieron de acuerdo para quien va a representar los intereses políticos sociales y particulares, de la nueva edad política que ya viene, en esta decisión inauguran una nueva transformación del sistema, donde las elites del poder, tratarán de evitar el conflicto interno a más no poder entre ellos, y hacerse una sola ante una toma de decisión política.
La decisión ya fue tomada y ratificada en la Asamblea Nacional los priistas inconformes o rebeldes, no les quedó otro camino que la negociación pero limitada, sin condiciones, más que el que manda, ya que si no les gusta, afuera hay mucho espacio.
Ahora la pregunta sería ¿qué beneficios puede tener la nueva etapa que experimenta el sistema político mexicano, ante la Unicidad? Aparentemente nada, más que el no enfrentarse entre ellos.
Pero si ahorita las elites o minorías políticas que deciden los destinos del país, pudieron ponerse de acuerdo para elegir un candidato que equilibre entre ellos sus intereses independientemente que vaya por el PRI, ¿Por qué no se ponen de acuerdo para acabar, equilibrar, desterrar fenómenos sociales que dañan a los ciudadanos del país?.
Sería interesante, reflexionar entre ellos que si puedo lo más, pues puedo lo menos, entonces porque si, empezar a observar de qué manera también se organicen hacia un solo fin e ir dando respuesta para dar la prosperidad social al pueblo, claro que se puede.
Otra pregunta: ¿En qué beneficia al pueblo en general tener un nuevo candidato a la presidencia de esa Unicidad? Donde llegaron a acuerdos sin pelearse, a través de un proceso, luego entonces porque no dar respuesta y resultados a los principales problemas que abaten a la sociedad mexicana a través de esa Unicidad del sistema político mexicano.
Eso sí beneficiaría a todos y todos ganarían, el país crecería a mayor ritmo su producto interno bruto, crecería su mercado interno, crecerían sus exportaciones, y disminuirían sus importaciones.
En la Edad Media de esa Europa Occidental, diez siglos después de la caída del Imperio Romano, les llegó el cambio del paradigma, del medievo al renacimiento, donde llegaron nuevas generaciones y culturas, llega la imprenta y el descubrimiento de América.
En ese espacio tiempo había una palabra ante los cambios sociales y se siguió utilizando por los siglos posteriores ‘soplan nuevos vientos de cambio de rumbo´, generalmente eran usados por la navegación, de ahí dicen que surgió para arraigarse en la sociedad.

1 comentario:

  1. A CAMBIAR LO QUE SE TENGA QUE CAMBIAR, TODO !!!!!PARA SEGUIR IGUAAAAALLL¡¡¡¡¡¡¡¡ BBBHA.

    ResponderEliminar