martes, 24 de octubre de 2017

MEMORÁNDUM

***Una más de responsabilidad.
Gerardo Ruano Cástulo
Una vez lo leí y se me quedo grabado: “la virtud más escasa en la humanidad, se llama responsabilidad.”. Siempre es más fácil buscar culpables. Escudarse en excusas. Encontrar los mejores pretextos. Todo lo que se pueda, con tal de salir bien librado. Ponernos del lado de los buenos. De los que nunca fallan. De los que siempre tienen la razón. 

Es muy difícil aceptar que erramos. Que somos, en muchas de las ocasiones, parte del problema. Y lo escribo, en función de los recientes acontecimientos de la capital, en donde hace una semana, se concretaba la separación del cargo, por medio de solicitud de licencia por tiempo indefinido, del alcalde Marco Antonio Leyva Mena. Entró al relevo el suplente, Jesús Tejeda Vargas, quien no llega invitado a un día de campo. Ayer lo vimos con el caso de la “basura jefa”.
Pero el tema, no gira sobre la agenda intensa que deberá atender el alcalde sustituto; sino la calidad que tienen los funcionarios Leyvistas, para responder a la altura de las circunstancias. Es decir, me pregunto, por ejemplo: ¿Si Guillermo Reyes Villela, Secretario de Desarrollo Social Municipal, ya presentó la renuncia al encargo? La misma interrogante, procedería para los demás, que llegaron bajo el amparo de Marco Leyva.
De todos ellos, lo menos que se podría esperar, es que asumieran la responsabilidad, haciendo un pie al costado. Ya se fue el jefe. El amigo. Al que le debían lealtad. Se esperaría un poco de sensatez. De congruencia. De tomar la responsabilidad en las manos, con todo y lo que implica.
En la misma línea debieran estar los ediles. Si supuestamente, Marco Leyva se iría reprobado del Ayuntamiento, ¿De qué privilegio gozan los síndicos y regidores? ¿Falló el alcalde o todo el cabildo entonces?
Y no se trata de cuestiones partidistas. Para que se excusen los que no son emanados del PRI. Por ejemplo, si en el futbol, el delantero falla un gol ante el marco abierto, la derrota no es solamente de él; es de todo el equipo. Lo mismo, si se le escurre una pelota al arquero. ¿Somos o no?
Es fácil escurrirse. Hacerse el desentendido. Navegar con bandera de inocente. En pocas palabras, evadir la responsabilidad. ¿Cuántos ediles, tras la salida de Marco Leyva, han anunciado que también solicitarán licencia? Creo que ninguno.
Claro. Por supuesto, que el tema cala más en el PRI. Porque la mayoría de ediles, llegan por pacto de los grupos y arrastrados por el voto a favor de la cabeza del proyecto, en éste caso Marco Leyva. En especial, aquellos que iban seguros de entrar, pasase lo que pasase. Recordar que las tendencias favorecían al PRD y la posibilidad de perder estuvo latente.
Al final, Marco Leyva hizo ya la parte que le tocaba. Asumió la responsabilidad, en éste momento crucial de la vida de Chilpancingo. ¿Cuándo funcionarios y demás ediles?
EN TANTO. El Gobernador, Héctor Astudillo Flores, está al pendiente del tema de la reconstrucción de viviendas dañadas por el sismo del 19 de septiembre. Ayer sostuvo reunión productiva, con la titular de la SEDATU, Rosario Robles Berlanga.
DE SALIDA. Por supuesto que Evodio Velázquez puede ser candidato al Senado o a reelegirse por Acapulco, ¿El punto es, si tiene o no las posibilidades de ganar? ¿Se les olvida, que ganó la alcaldía agarrándose con las uñas y que el poder desgasta?.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario