viernes, 23 de febrero de 2018

Intendente de secundaria huyó de Zitlala y hasta Tlaxcala la fueron a ejecutar

Chilpancingo, Gro., febrero 22 de 2018 (IRZA).- Una intendente de la Escuela Secundaria “Héroes del Sur”, ubicada en Topiltepec, municipio de Zitlala, fue asesinada en el estado de Tlaxcala, después de haber salido huyendo de Guerrero por amenazas de extorsión. Los trabajadores de la comunidad han manifestado que existe temor de realizar su trabajo en esa zona, pues afirman que la víctima denunció las amenazas de intimidación al Departamento Jurídico de la Secretaría de Educación en Guerrero (SEG).

Araceli Jaizmín Andraca Acevedo fue asesinada el pasado 14 de enero en el estado de Tlaxcala, donde se refugiaba ante las constantes amenazas de muerte por parte de supuestos integrantes del crimen organizado.
Al no ser parte del Fondo para la Nómina Educativa y Gastos de Operación (FONE), su familia no ha podido cobrar algún seguro de vida y marcha, entre otros beneficios que tienen los docentes reconocidos por la federación.
Sus compañeros maestros informaron que la hoy occisa desde hace un año había exigido a la SEG su traslado a otra región; sin embargo, este apoyo se le había negado.
Indicaron, sin revelar sus nombres por temor a ser víctimas de represalias, que la trabajadora presentó una denuncia al Jurídico de la SEG y al parecer los extorsionadores la siguieron camino al lugar donde había huido en Tlaxcala.
“La compañera venía a realizar trámites jurídicos, quería su cambio a ese otro estado, pero al no ser parte de FONE, este derecho le era impedido y creemos que los que la extosionaban, la siguieron de Guerrero a ese estado, donde fue asesinada con arma de fuego”, revelaron.
Mencionaron que la trabajadora tenía aproximadamente diez años laborando en la Zona Escolar 16 con sede en Zitlala y que desde hace un año había informado a la SEG su situación. “Presentó al Jurídico de la SEG las pancartas de amenazas, recados telefónicos, entre otras evidencias, pero no hubo ningún apoyo”.
Recordaron que la trabajadora pasó unos meses en la Supervisión Escolar 16 en Zitlala, pero al ser regresada a su centro de trabajo, las amenazas volvieron a surgir, sin que ella pudiera lograr su cambio de adscripción.
Añadieron que ahora su esposo reclama la entrega de la plaza y los seguros que le corresponderían a la trabajadora, quien era la única integrante de la familia con un trabajo de base para dar sustento a sus tres hijos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario