viernes, 16 de febrero de 2018

MEMORÁNDUM

***Solo prometió trabajo
Gerardo Ruano Cástulo
Cuando Jesús Tejeda Vargas, asumió la responsabilidad, como Presidente Municipal de Chilpancingo, dijimos que había hecho lo correcto, al prometer ante los medios de comunicación, solamente trabajo. Creo que sabía del gran desafío. La grave crisis, que habría de confirmar en los días siguientes.

En ningún momento, prometió poner a la capital dentro de las mejores del país. Entiendo, que su actitud de perfil discreto, enviaba, desde entonces, la señal de que su compromiso, es buscar estabilizar el barco. Lograr nivelar las cosas.
Le ha tocado en suerte, encabezar al municipio, en uno de los momentos más complicados. La insuficiencia de recursos es palpable. La demanda de servicios se ha incrementado de manera importante. Lo vemos, como ejemplo, en éste periodo de estiaje, han comenzado los problemas por falta de agua en los hogares. CAPACH es un foco rojo. Con mucho trabajo, se aprecia, les han venido pagando a los trabajadores. Se le inyecta apoyo estatal para la energía eléctrica. Hay miles de morosos entre los usuarios.
Al interior del Ayuntamiento, ya ni sabemos cuántos sindicatos y organizaciones de trabajadores hay. Y todos tienen planteamientos y exigencias.
En medio de eso, Jesús Tejeda, junto al cabildo y colaboradores, han emprendido acciones y puesto en marcha obras. El gran tema, es que llaman la atención más, hacia el exterior, los incendios que hoy tiene que venir apagando.
Ante tal situación, lo que menos interesa es tener un alcalde mediático. El protagonismo no ayuda. Lo que se requiere es que esté ahí, en la tormenta, para tratar de calmar el caudal y llevar a la administración municipal a la estabilidad. En pocas palabras, que mejore el servicio de recolección de basura. Que llegue más agua a los hogares. Que se llegue a buenos acuerdos con los trabajadores. Que la seguridad se palpe en avenidas, calles, plazas y colonias. Que exista camino, para cumplir responsabilidades con instituciones y acreedores.
Bajo esa consideración, se debiera ponderar el perfil discreto que maneja el alcalde. No está ahí, para robarse el show. Le está poniendo humildad. Va al encuentro de quienes demandan atención. La tarea no es sencilla. Pero está enfocando esfuerzos en tratar de resolver el desafío.
Por otra parte, está respaldado por el Gobierno del Estado. Y se puede ver, en los personajes de su círculo cercano. Quienes están ahí, no para hundir el barco. Sino para aportar para que éste salga a flote. Se ve en las finanzas y en la operación de la Secretaría General.
Por lo inmediato y las circunstancias, en lo particular, es cómodo hacer hoy una supuesta evaluación. Cómo si se tratase de una cuestión trivial. Nada de eso. Regresar a Chilpancingo al camino estable. En vías de trabajo. Con servicios en mejor nivel. Requiere de tiempo y recursos.
En tanto, habría que recordar, que el alcalde prometió trabajo. Solamente trabajo. Y eso, es lo que está haciendo. Hoy, ya tendrían agua, las colonias que padecieron por la situación del sistema Mochiltán.
Falta dinero. No se ve, que haya indiferencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario