jueves, 8 de febrero de 2018

MEMORÁNDUM

*** Hace 6 años.
Gerardo Ruano Cástulo
En breve, se cumplirán 6 años de la mejor cosecha electoral, que ha tenido el PRD en la capital del Estado. Se quedaron a centímetros, de llevarse todo lo que estaba en juego. El PRI; solo pudo mantener en su poder la Presidencia Municipal. El triunfo lo obtuvo Mario Moreno Arcos; en virtud del trabajo de años que le respalda.

La aplanadora amarilla de hace 6 años, tiene sus razones. La primera de ellas; considero la de mayor peso: tenían en su poder el Gobierno del Estado; en manos de Ángel Aguirre Rivero, cuyo nivel de aceptación lucía bien, luego de ganar la gubernatura, apenas un año atrás.
La segunda razón, fue la tendencia de crecimiento que traía López Obrador, como candidato presidencial de ese partido. Sin duda, ese efecto, también les dio un buen empujoncito a los candidatos.
Y la tercera razón, es que todos los candidatos ganadores, fueron antes militantes del PRI. En pocas palabras, se enfrentaron a un priísmo diezmado y dividido. Los más beneficiados de esta circunstancia, fueron, sin lugar a dudas, Antonio Gaspar y Alejandro Arcos.
De entre ellos, el que ganó con mayor margen, en virtud del alto posicionamiento alcanzado, fue Jorge Salgado Parra. Era, el que al margen de las circunstancias, tenía números con fuerte tendencia ganadora.
A 6 años de distancia, la situación es diferente. Por principio de cuentas, no son gobierno en Guerrero. De ahí, que los aciertos del Gobernador, Héctor Astudillo Flores, ahora deberán influir a favor de la causa de los candidatos del PRI.
En segunda, López Obrador, no es ahora candidato presidencial del PRD. Es más, se presagia que su candidatura influya, para bajarles puntos a los candidatos perredistas, para dárselos a los de su empresa, perdón, partido, Morena.
Y tercera, el PRI ahora no luce fracturas. Las señales son de un partido que ha decidido cerrar filas, en torno de sus futuros candidatos. Jugársela, en torno al liderazgo del Gobernador.
La única apuesta o rendija que pudieran tener los candidatos del PRD, es el grado de insatisfacción de la población, con relación a la crisis que enfrenta el gobierno municipal. Es ahí, donde seguramente ven algo de luz. Porque en el diagnostico general, las circunstancias hoy le son adversas, en comparación de hace 6 años.
Jorge Salgado, actual director del IEEJAG, ha manifestado, luego de no ser ungido como candidato por el PRI, que se mantiene en ese partido. Ha externado su lealtad al Gobernador, Héctor Astudillo. El que fuera, uno de los motores más importantes de aquella aplanadora amarilla, de hace 6 años.
Y otra diferencia, a lo ocurrido hace 6 años, es que candidatos, como César Armenta y Bety Vélez, son factor de unidad al interior del partido tricolor. Además, de que poseen números positivos de aceptación. Por lo que, si el elector se decide por la calidad de los candidatos, el PRI tiene tendencia ganadora en la capital.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario