martes, 7 de agosto de 2018

En hospital Raymundo Abarca Alarcón obstaculizan a altruistas


-Grupo Amigos de Corazón dan de cenar a familiares de los pacientes.
-Este lunes no los dejaron entrar y repartieron la comida afuera del nosocomio.
Chilpancingo, Gro., agosto 06 del 2018 (IRZA).- El grupo Amigos de Corazón hace un llamado “respetuoso” al director del hospital general  “Doctor Raymundo Abarca Alarcón” de Chilpancingo, Raúl Peralta Catalán, para que los reciba en audiencia, porque este lunes les impidieron la entrada para dar de cenar a los familiares de los pacientes que son atendidos en ese nosocomio.

Integrantes de este grupo, conformado por entre 10 y 12 personas, recordaron que desde hace 8 años, cuando el hospital se encontraba frente a la Alameda “Francisco Granados Maldonado”, llevan de cenar de manera altruista, con las solas ganas de ayudar, a todos los familiares de los pacientes que estén siendo atendidos en el centro hospitalario.
Denunciaron que este lunes llegaron a las instalaciones del nosocomio ubicado en la zona conocida como Tierras Prietas, al norte de esta ciudad capital, pero en la entrada les dijeron los policías que por instrucciones del director no podían pasar.
La solución para que dieran de cenar a los familiares de los pacientes, fue que los policías los llamaran para que comieran afuera de las instalaciones del hospital, una zona insegura, con basura y perros que merodean.
“Es una situación bastante triste, porque las personas que acompañan a sus familiares enfermos, además de que están sufriendo por la salud de sus seres queridos, se les trata de una manera inhumana”, dijo uno de los integrantes del grupo Amigos de Corazón.
Por esa razón pidieron que el director tenga más sensibilidad y los reciba en audiencia para analizar posibles soluciones a efecto de que Amigos de Corazón  continúe proporcionando alimento caliente a los familiares de los pacientes, pero en el interior de las instalaciones, no afuera y a la intemperie.
Hicieron notar que entre los familiares de los enfermos hay personas de la tercera edad e inclusive niños, mismos que deben ser protegidos de las inclemencias del tiempo, resbalones y caídas, por lo que es necesario que se considere que puedan recibir los alimentos en el interior de ese hospital.
Comentaron que cada lunes llevan unos 10 guisos de comida diferentes, 10 kilos de tortillas, café, pan, agua embotellada y todo lo sirven en vasos y platos desechables, y los deshechos los recogen en bolsas de plástico y los tiran en los botes de basura, apoyados por personal de limpieza del nosocomio, quienes también “alcanzan a cenar, al igual que los policías”.
El grupo Amigos de Corazón manifestó que tienen confianza en que el director del hospital los atienda y se solucione la situación y así evitar que los familiares de los pacientes tengan que pasar por zonas oscuras y resbalosas, debido a que los policías no los dejaron regresar al interior del hospital por la entrada principal, sino por la zona del estacionamiento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario