viernes, 1 de marzo de 2019

MEMORÁNDUM

***Para bien del SUSPEG
Gerardo Ruano Cástulo
Durante poco más de un año, el líder estatal del SUSPEG, David Martínez Mastache, ha mostrado congruencia con su vocación democracia. Se ha visto y mostrado respetuoso de la voluntad de los trabajadores expresada en las urnas, en las elecciones de dirigencias seccionales. 

Nadie puede decir o reprochar que haya metido las manos para favorecer a planilla alguna. 
David Martínez Mastache, llega a la dirigencia estatal mediante un proceso electoral competido. En el que no hubo pauta para simulación y medias tintas. No aceptó negociación porque el mandato de la base era generar cambios notables en el comité central ejecutivo. Era necesario cambiar rostros y nombres. Dar entrada a la ansiada equidad de género. 
Los cambios fueron posibles, en virtud de la decisión de poner en manos de la base el rumbo del sindicato. No más tratos por debajo del agua. Era necesaria e importante la oxigenación del comité. 
La determinación de Mastache ha sido vital en el camino que lleva el SUSPEG. La enorme votación recibida, la ha venido transformando en resultados. Y en cuanto a las elecciones Seccionales, su participación se ajusta a lo que marca el estatuto. Organizar con imparcialidad. Ser un árbitro equitativo y justo. 
Nada de caer en la tentación de poner candidatos. Eso ha abierto la puerta a la participación de los suspegistas. No es casual, que hoy se hable de hasta siete planillas, que se podrían acabar disputando la sección séptima, cuyo proceso ya está en marcha. 
El respeto y congruencia con la vocación democracia es un buen punto del líder estatal del SUSPEG. Es así, porque como sucedió en la elección donde él ganó, cada candidato y planilla debe asumir su responsabilidad. El ganador debe trabajar para todos, sin distinción. Y los derrotados ir con buena actitud a su centro de trabajo. Eso es respetar la voluntad de la base expresada libremente en las urnas. 
Ahora bien, como líder nunca puede cerrar la puerta al diálogo con los aspirantes. Es importante encauzar bien la democracia. Que nada tiene que ver con actos o eventos para promover o promocionar a alguien. Aunque no falten quienes traten de menoscabar la vocación democrática. De pegar a la imagen del líder. 
Los hechos muestran a un líder que aceptó el reto. Fue por el cambio radical, comenzando por su elección. Hoy, su vocación democrática, le parece dictar que no hay reversa. Las puertas a la participación están abiertas para todos; pero eso sí; que cada quien asuma su responsabilidad. 
Mastache, un líder con vocación democrática, para bien del SUSPEG.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario