viernes, 15 de marzo de 2019

MEMORÁNDUM

***Premio a portarse bien
Gerardo Ruano Cástulo
Crear buena fama no es fácil. No se trata de aparecer simplemente en la foto. Tampoco es producto del discurso. Dice la imagología, que portarse bien es la mejor virtud de las figuras públicas. Por supuesto, y hacer que los demás se enteren.

Antony Robbins, autor de libros impactantes sobre liderazgo, refiere de forma sencilla, que de nada sirve la palabra o la intención, si nada se traduce en acción.  En pocas palabras, es el valor de las buenas obras.
Cuando el maestro Jesús se dirige a sus discípulos, diciéndoles, de acuerdo al evangelio bíblico, que no se ocupen de la fama, sino que su nombre quede escrito en el reino de los cielos; bien se podría haber referido a la satisfacción interna que se produce, cuando se hacen las cosas bien.
La buena fama se trabaja. Nada es gratis. Hacer el bien, no es tarea sencilla. Dice Jorge Bucay, que la trascendencia es el paso obligado de las personas que han encontrado el camino de la felicidad.
Por eso llama la atención, el gigantesco poder de convocatoria mostrado por Beatriz Vélez Núñez, en la búsqueda de la ampliación de su periodo como líder de la sección 36 del Sindicato de Salud. Llama la atención, porque con el paso del tiempo su liderazgo se ve fortalecido.
Ayer, no quedo duda, sobre quién ganará las elecciones del primero de abril en la sección 36. Es evidente, que se perfila para ganar en forma contundente. La demostración de músculo fue descomunal. Trae equipo y estructuras. Y si me lo permite apreciado lector, con su venia; Bety Vélez tiene un chingo de amigos.
Creo, y quedó claro ayer, que Bety Vélez ha hecho mucho en el sindicato de salud. La inmensa mayoría de los trabajadores se lo reconocen. Lo de ayer fue una fiesta. Una manifestación elocuente de lo que ha sembrado.
Bety Vélez, es considerada, por muchos, como la mejor líder sindical de la historia de la sección 36. La de logros de mayor impacto positivo. La que ha unificado a los trabajadores. La que ha demostrado que es posible servir bien a la base trabajadora.
La buena fama de Bety Vélez tiene sustento. Su cimiento es el trabajo permanente. Su virtud son los resultados. Su pasión, creo, estar cerca de sus representados. No es gratis, que hoy tenga el descomunal apoyo.
Su gestión, como lo hemos anotado, es escandalosamente exitosa. Por todos los centros de trabajo han llegado los beneficios. Su buena fama tiene enorme sustento. Ha hecho bien sus deberes. Ha servido, con talento y amor a sus compañeros.
Amor con amor se paga. Hoy se vio en las calles pintadas de oro en la capital. Bety Vélez; liderazgo de alto impacto en Guerrero.
Impresionante muestra de músculo político.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario