jueves, 25 de abril de 2019

Sacan restos óseos de caverna, en Coapango

Chilpancingo, Gro; abril 24 de 2019 (IRZA).- En medio de una visible obstrucción a la cobertura periodística, este miércoles la Fiscalía General de la República (FGR) realizó las diligencias para extraer en seis bolsas presuntos restos humanos de una cueva en el ejido de Coapango, en la sierra de este municipio.

Por tercer día consecutivo, integrantes del Comité de Madres Igualtecas y el Centro de Derechos Humanos de Víctimas de la Violencia “Minerva Bello” realizaron trabajos en la donde el martes se confirmó “positiva” la localización de presuntos restos humanos.
Este miércoles desde temprana hora salieron de esta capital a esa zona integrantes de ambos organismos civiles, acompañados de una agente del Ministerio Público (MP) de la FGR, personal de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), peritos forenses y periciales, resguardados policías estatales a bordo de una patrulla.
También acudieron integrantes del Colectivo “Marabunta” con al menos tres personas expertas en el rapel para bajar a la cueva, y visitadores de la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos, como observadores de las diligencias de la FGR.
Antes del mediodía un grupo de reporteros llegó a las inmediaciones del ejido de Coapango. Los elementos de la FGR ya habían acordonado una zona circular alrededor de la cueva, y además extendieron ese perímetro unos 30 metros hacia abajo de la brecha que cruza por ese lugar y donde estaban elementos de la Policía del Estado en una patrulla.
Los reporteros empezaron a documentar lo que estaba sucediendo atrás de la cinta de acordonamiento, 30 metros abajo, hasta donde se trasladó una agente del MP de la FGR a cargo de las diligencias, acompañada del director del Centro “Minerva Bello”, José Filiberto Velázquez, quien no habló; sólo asentaba con la cabeza.

La funcionaria de la FGR, quien no se identificó, reprochó a los reporteros su “mala información” de las diligencias del martes, respecto a que se habían localizado, en “positivo”, restos humanos al interior de la cueva, por lo que le llamaron la atención de oficinas centrales de esa dependencia.
Enseguida advirtió que no iba a dar información y que los restos que sacaran se iban a ir directo en una ambulancia de la FGR a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), en la Ciudad de México, con la cadena de custodia de todas las diligencias que se realizaron en ese sitio en la sierra de Chilpancingo.
Se tuvo conocimiento que por esa localización de esos restos se abrió una carpeta de investigación de la FGR y que hasta que se tuviese la certeza del caso, sobre si son restos de personas o no, se informará públicamente.
Además ordenó ampliar el perímetro otros 20 metros abajo de la brecha y se retiró en compañía del director del Centro “Minerva Bello” a continuar con las labores.
Los reporteros decidieron subir por un costado de un bosque de pinos para documentar gráficamente lo que estaba sucediendo en las diligencias, y eso provocó nuevamente la molestia de la agente del MP.
Primero ordenó a los integrantes del Colectivo de Madres Igualtecas y del Centro “Minerva Bello”, que colocaran unas cobijas al frente de la cueva donde se realizaban las diligencias, para impedir que se tomarán gráficas de lo que estaba sucediendo, y en eso fue partícipe el propio director del Centro “Minerva Bello”, José Filiberto Velázquez, quien colocó la cuerda en donde se colgaron esas cobijas para impedir la vista a lo lejos.
La medida más extrema fue ordenar que se prendiera una fogata a unos 20 metros, donde arrojaron plástico y cartón para provocar humo e impedir que se tomaran gráficas. “Ahorita que esté el humo jalamos para sacar las bolsas e impedir que vean”, les decía de manera constante una persona vestida con un overol gris de manga larga con la leyenda Servicios Periciales en la espalda.
Incluso la MP encargada de las diligencias bajó caminando, en dos ocasiones más, para pedirles a los policías del Estado que impidieran la labor de los reporteros, a lo que se negaron los uniformados.
Del interior de la caverna sacaron cuando menos seis bolsas con restos óseos que fueron subidos a la ambulancia de la FGR que los trasladaría a la capital del país. Y tanto los integrantes del Colectivo y del Centro de Derechos Humanos de Víctimas de la Violencia “Minerva Bello” no hicieron declaraciones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario