martes, 2 de julio de 2019

Sepultan a La Bruja del Diablo en el Panteón Central de Chilpancingo


Chilpancingo, Gro., julio 1 de 2019 (IRZA).- La tarde de este lunes, en el Panteón Central de Chilpancingo, fueron sepultados los restos de María Guadalupe Memije Bazán, de 44 años de edad, mejor conocida como Ma Memije, La Bruja del Diablo.

Alrededor de las 16:00 horas, el féretro con sus restos fue subido a una carroza color blanco de Funerales Chilpancingo y salió de su casa, ubicada en la entrada a la colonia Antorcha Popular. El altar con la imagen del Diablo que ella adoraba y que tenía a un costado del portón de su vivienda, lucía lleno de arreglos florales, donde predominaban las cadenas de cempasúchil.
Entre flores y llantos, el cortejo fúnebre se dirigió al Panteón Central de Chilpancingo, conocido como el Panteón Viejo. Ahí, en la entrada a la parroquia, su esposo, con una flor color blanco le esparció agua bendita al féretro, después los restos de Ma Memije fueron llevados a la última morada, al sepulcro.
Uno de los empleados de Ma Memije agradeció a todos los presentes de su apoyo, les pidió un aplauso para despedirla y exigió a las autoridades el esclarecimiento de su asesinato.
La mañana del domingo 30 de junio, el cuerpo de Ma Memije fue hallado tirado a espaldas del Hospital General Raymundo Abarca Alarcón de Chilpancingo, en la zona conocida como Tierras Prietas.
Con base a la necropsia, las autoridades informaron que la Bruja del Diablo fue ejecutada con 17 balazos, uno de ellos en la frente, además de que su cuerpo también presentaba huellas de tortura. Las uñas de sus pies se las quitaron. Hasta el momento no se conocen cuáles son las líneas de investigación que la Fiscalía General del Estado sigue por su asesinato.
Durante 20 años, Ma Memije practicó la brujería del palo mayombe. En su domicilio tenía un centro ceremonial.
En ese centro ceremonial realizaba trabajos de brujería que le pedían sus clientes desde protección, de sanación y hasta amarres, con ofrendas al Diablo, el que ella misma consideraba que era su padre.
Ma Memije  logró mayor notoriedad por su actividad después de que el pasado 25 de octubre, fieles católicos de San Mateo y otros puntos de la capital, encabezados por el párroco de ese barrio, colocaron una imagen de San Miguel Arcángel justo frente a su casa, debido a que en la entrada de su vivienda tiene la representación del Diablo, al que era devota y de quien se decía su hija y al que le ofrendaba su sangre, situación que se hizo viral en internet. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario