jueves, 19 de diciembre de 2019

Reprochan líderes ejidales el fracaso del Programa Nacional de Fertilizante


Comisariados ejidales y comunales de varias regiones del estado rechazaron que el Programa Nacional de Fertilizante que este año operó el gobierno de la República, haya sido todo un éxito como lo presumió hace unos días en su visita a Iguala el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural federal, Víctor Villalobos Arámbula.

En el Décimo Octavo Congreso Agrario Estatal de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos del Estado de Guerrero, cuyo líder es Evencio Romero Sotelo, hablaron los representantes ejidales de Cacalutla, municipio de Atoyac de Álvarez; Lorenzo Tamarit, de Tlacoapa; José Vázquez y Juan Villa Hernández, de Temalacatzingo, municipio de Olinalá, y Humberto Martínez de Zumpango del Río quienes exhibieron el fracaso del Programa Nacional de Fertilizante por culpa de las personas que lo operaron en el estado, ya que destacaron la buena voluntad del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.
En primer término, Ramón Benítez, comisariado de Cacalutla, municipio de Atoyac de Álvarez, fue tajante al afirmar que el Programa Nacional de Fertilizante “en lugar de beneficiarnos, nos perjudicó, nos vino a descontrolar completamente, estábamos mejor cuando lo manejaban los Ayuntamientos”.
Expresó que “la mayoría de los campesinos de la Costa Grande no recibimos ni fertilizante ni la semilla mejorada, por eso estamos como estamos y los requisitos que nos pidieron los tiraron a la basura, la realidad es que estamos sufriendo hambre y desprecio por parte de los burócratas y funcionarios, es la verdad”.
En su oportunidad, Lorenzo Tamarit, de Tlacoapa, dijo que de acuerdo a las conclusiones de este Congreso Agrario en todas las regiones del estado ocurrió lo mismo, ya que “a los campesinos de la Montaña se nos presupuestó una buena cantidad de fertilizante, pero no llegó”.
El líder ejidal de Tlacoapa, región de la Montaña no quiso culpar al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pero sí enfatizó que “hubo gatos encerrados y eso hizo que en la región de la Montaña no llegara el fertilizante como se esperaba, llegó sólo a algunas comunidades, pero en Tlacoapa, ‘enterito’, no recibimos fertilizante, no hubo, porque nosotros en Tlacoapa somos gente pacífica”, es decir, que no salieron a protestar”.
José Vázquez, Comisariado de Bienes Comunales de Temalacatzingo, municipio de Olinalá, dijo por su parte que el fracaso del programa de fertilizante fue “por culpa de los inmediatos responsables de la distribución”.
En este sentido, expresó: “el núcleo agrario lo conforman más de 40 comunidades y sólo recibimos el fertilizante el 30 por ciento, es decir, hay comunidades que se quedaron sin el abono, a pesar de que fuimos hasta en tres ocasiones a la Ciudad de México para exigir que a todos les llegara el insumo y no sabemos dónde quedó la negligencia si en Villalobos (el titular de la Sader) o en sus representantes en el estado”.
Indicó que en la Ciudad de México les aseguraron que el fertilizante llegaría, pero no fue así, por lo que los campesinos están inconformes: “en la Ciudad de México nos dijeron que iba a llegar aunque sea tarde, pero hasta la fecha no ha llegado. Últimamente nos dijeron que a quienes no recibimos el fertilizante se nos iba a apoyar de manera económica, equivalente al paquete correspondiente, pero ya nos dijeron que eso se nos olvide, que estas irregularidades se van a corregir hasta el año próximo”.
José Vázquez deslindó al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador del fracaso del Programa Nacional de Fertilizante, pero no a sus inmediatos responsables”, es decir, Jorge Gage François, y el delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros. 
Por su parte, Humberto Martínez, líder ejidal de Zumpango del Río  expresó que el programa de fertilizante fue un desastre por falta de coordinación, como la había como cuando lo operaban los Ayuntamientos: “nuestro flamante delegado federal (Pablo Amílcar” decía que todo estaba bien, pero la verdad todo estaba mal”.
Dijo que además en Zumpango del Río tuvieron que “batallar con los servidores de la nación” que les enseñaban listas de beneficiarios que los campesinos originarios de ese lugar no sabían de dónde llegaban, cuando el campesino que realmente necesitaba el fertilizante no lo recibió.
En vista de eso, mencionó, los campesinos de Zumpango del Río se tuvieron que organizar y tomar las bodegas en las que se almacenaba el fertilizante, para que no se fuera a otras manos. Dijo además que la semilla que distribuyó el gobierno federal “no sirvió” para este clima.
El líder ejidal zumpangueño llamó a los campesinos a estar unidos, “para que no vuelva a suceder lo que sucedió este año, ya que hasta nos andábamos peleando entre nosotros mismos, porque nos dijeron que nos iban a dar para tres hectáreas y al último nos dieron lo que ellos quisieron”, finalizó”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario