viernes, 7 de febrero de 2020

ZONA CERO

*El resurgimiento del líder de la Cecop
Roberto Santos
Parece que el líder opositor de la presa La Parota trae tremenda paranoia, tamaño caguamón, que ya no puede con ella. 
Marco Antonio Suástegui, ha salido a dar una entrevista que circula en la plataforma virtual de un medio estatal, donde acusa al asesor del gobernador, César Flores Maldonado, y al mismo titular del Ejecutivo, Héctor Astudillo Flores, de persecución política para meterlo a la cárcel, sin presentar evidencia alguna.

Además, acusa al gobernador y al asesor de comprar terrenos en los bienes comunales de Cacahuatepec con el fin de construir la presa la Parota. 
Si partimos de que en política nada está escrito y tampoco nada es gratuito o por casualidad, es probable que este embate contra el gobernador y su asesor, tenga más tintes políticos electorales, que verdad.
Es decir, parece que a alguien le preocupa que el gobernador se mantenga políticamente estable durante el tiempo que le falta a su administración y es el momento de moverle el piso ante la cercanía del proceso electoral. 
Dicha entrevista y los decires del líder, cuyo movimiento fue visto como legítimo, hacen pensar que algunos enemigos del gobernador se han aliado para operar en su contra.
Sin embargo, en los mismos pueblos comunales, han existido protestas en contra de Suástegui, a quien acusan de represivo, de atentar contra mujeres y niños, y que debería estar en la cárcel, como ha sido el caso de La Concepción.
Las acusaciones del líder de la Cecop pronto tuvieron respuesta desde la oficina de comunicación social del gobierno del estado, donde aseguran que dichos señalamientos son falsos, porque en ningún momento el gobernador Héctor Astudillo Flores ha promovido la construcción de la presa La Parota.
Es decir, Marco Antonio no puede demostrar lo que afirma porque no existe algún documento, declaración o gestión que tenga la intención de revivir un proyecto que está cancelado desde hace cinco años, precisamente gracias al movimiento de los habitantes de los bienes comunales donde se pensaba construir la hidroeléctrica.
En una carta a la redacción de un medio estatal, también menciona que es falso que el gobernador pretenda detener al líder de Cacahuatepec, y que haya dado una orden para atentar en su contra.
De la misma manera se niega que el gobernador haya adquirido terrenos en esas comunidades, ya sea a título personal o por interpósitas personas. 
Para quienes cubren la fuente del gobernador saben que en ningún momento Astudillo Flores ha dicho que su gobierno tiene la intención de construir la presa La Parota y que para eso ya compraron los terrenos necesarios.
Tampoco ha mencionado que existe la orden de detener al líder opositor, por lo que las declaraciones de Marco parecen más tener tres propósitos: afectar la imagen del gobierno del estado al generar inconformidad en su contra por parte de organizaciones de derechos humanos conformadas por activistas políticos, presuntamente de izquierda; y confrontar al Ejecutivo estatal con el presidente de México, quienes hasta el momento traen un claro entendimiento político y coordinación entre ambos. 
Y la tercera, cerrarle el paso a César Flores Maldonado de alguna probable participación en el próximo proceso electoral.
Como se dice: en política no hay casualidades, hay causalidades.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario