viernes, 27 de marzo de 2020

El cáncer de colon y recto es el tercer tipo de cáncer más frecuente en México

*La Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer de la OMS, estima que el cáncer de colon y recto es el 3° más frecuente en México con 14,900 casos nuevos por año.
*Si el paciente es diagnosticado adecuadamente y tratado a tiempo el cáncer de colon y recto es curable.
Ciudad de México, 26 de marzo de 2020. – Como cada año el 31 de marzo, se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer de Colon y Recto, y es un buen momento para reflexionar sobre esta enfermedad, hablar de su prevención, detección oportuna y tratamientos eficaces.

La Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que el cáncer de colon y recto (CCR) es el 3° más frecuente en México1, , incidencia que aumentó, ya que anteriormente se ubicaba en 4°, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Salud Pública.
El cáncer es un crecimiento descontrolado de células y más del 95% de los cánceres colorrectales comienzan en las glándulas productoras del moco que reviste el interior del colon y recto.
El CCR puede afectar a cualquier tipo de persona; sin embargo, existen factores de riesgo que se deben tomar en cuenta como sobrepeso u obesidad, inactividad física, dieta rica en carne roja y procesada, tabaquismo, abuso de alcohol, enfermedades específicas como la colitis ulcerativa crónica y enfermedad de Crhon, antecedentes familiares con pólipos o cáncer, factores étnicos, diabetes Tipo 2 y la edad –los adultos jóvenes pueden llegar a desarrollarlo, pero es mucho más común después de los 50 años de edad, aunque en los últimos años se ha incrementado la incidencia en pacientes jóvenes.
La Dra. Itzel Vela, médico adscrito al Departamento de Tumores Digestivos del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), asegura que “lo más importante es llegar al diagnóstico de una manera oportuna, ya que los pacientes que son detectados con CCR en etapas tempranas se enfrentan a una tasa de sobrevida del 92 al 95%”.
Es importante indicar que esta enfermedad en un inicio es silenciosa y que los síntomas del CCR aparecen generalmente en etapas avanzadas, por lo que es muy importante prestar especial atención a cualquier anormalidad que se presente en las evacuaciones como presencia de sangre o moco, cólicos o dolor abdominal que no desaparece, debilidad y cansancio, sensación de necesidad de evacuar que persiste después de hacerlo y pérdida de peso inexplicable.
“Ante la presencia de estos síntomas el paciente debe buscar de inmediato atención médica. Es importante recalcar que cualquier presencia de sangre en las heces ya sea poca o mucha cantidad, que suceda de forma frecuente o esporádica NO es normal y se debe buscar atención médica” indicó la Dra. Vela.
Actualmente existen diversos métodos de diagnóstico para detectar oportunamente este tipo de cáncer, incrementando así la posibilidad de curarlo de manera definitiva. Se recomienda realizar pruebas de diagnóstico oportuno a partir de 45-50 años en pacientes sin síntomas ni antecedentes familiares o personales de cáncer colorrecta.
Algunas de las pruebas diagnósticas son: la sangre oculta en heces o una prueba FIT – inmunoquímica fecal – la cual es no invasiva y de bajo costo, ésta se debe de realizar de forma anual y si es positiva debe de realizarse una colonoscopía de seguimiento, también existe la sigmoidoscopía flexible, que permite al médico revisar directamente el último segmento del intestino grueso, ésta debe de realizarse cada 5 años; sin embargo la alternativa más recomendada es la colonoscopía, en la que el médico puede observar la totalidad del colon y tener la oportunidad de no sólo detectar cáncer sino también pólipos; en dado caso que esta prueba resulte negativa, se deberá hacer cada 10 años.
Una vez que el paciente ha sido diagnosticado y dependiendo de diferentes factores, el médico especialista elegirá alguno de los tratamientos disponibles para el CCR -cirugía, radioterapia, quimioterapia o una combinación de estas-. Aproximadamente el 90% de los pacientes con CCR son tratados quirúrgicamente ya que este procedimiento puede llevar a la cura total del padecimiento.
Existen diferentes tipos de cirugías, una de ellos es la colectomía que busca la remoción parcial o total del colon enfermo; ésta puede ser realizada mediante un abordaje abierto o por mínima invasión ya sea vía laparoscópica o robótica. La colectomía por mínima invasión en manos expertas resulta en beneficios importantes para el paciente en comparación con la cirugía abierta: se reduce el tiempo de estancia hospitalaria, menor tiempo de recuperación, menor riesgo de infecciones, mayor control de sangrado y menor dolor post-operatorio.
“Si se llegan a presentar más de tres factores de riesgo y alguno o varios síntomas antes mencionados, es indispensable acudir con un médico especialista. Si el paciente es diagnosticado adecuadamente y tratado a tiempo el cáncer de colon y recto es curable”, concluyó la Dra. Vela.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario