viernes, 15 de mayo de 2020

ZONA CERO

*Covid y el oportunismo político
Roberto Santos
Tienen que ser muy mezquinos para actuar de esa manera.
Aprovechar la contingencia y la necesidad de algunas personas para hacerle guerra sucia a la presidenta de Acapulco, es algo que tiene nombre y se llama oportunismo político.
No falta quienes aprovechando las circunstancias difíciles para las autoridades y la población, se presenten como la simbolización del bien y de la alta moral, como para señalar con su dedo flamígero y oportunista, a quienes no son como en su opinión deben ser.

La culpa la tiene la realidad, porque no se ajusta a sus necesidades electorales venideras, y ante eso descargan sus frustraciones en contra de Adela Román, quien en este momento centra su interés en resolver los problemas que le ha causado el Covid con la población, por la falta de empleo y las necesidades básicas, como es tener comida en la mesa.
Que la presidenta no les haya cumplido sus caprichitos de controlar el comedor es el asunto de fondo que ha derivado en que un grupo de personas ya se apure a pedir su renuncia, algo irracional, por decir lo menos, cuando todos los políticos y no políticos deberían sumar esfuerzos para hacerle menos complicada la situación a las personas durante esta pandemia. 
Querer aprovechar esta circunstancia compleja para muchos, incluso para la presidenta, quien sufre de cientos de presiones de sectores de la población en exigencia de que les ayuden en esta crisis de ingresos, habla mal de quienes impulsan esta campañita de odio en contra de Adela.
Y lo mismo se puede decir del diputado Antonio Helguera, frustrado presidente de la Jucopo del Congreso local, quien busca reflectores mediáticos para poder salir del hoyo donde se hundió después de su fracasada función al frente de la fracción de Morena.
El diputado, que terminó visto como apestado por un grupo de sus compañeros legisladores de Morena, ha salido a buscar los reflectores queriendo hacer raund de sombra con el gobernador.
Al diputado le ha surgido el espíritu de la transparencia, pidiendo aclaración del manejo de los recursos que desde el gobierno del estado se está invirtiendo en la compra de insumos y materiales para que las unidades médicas y el personal de salud está en condiciones de atender a los enfermos de Covid-19.
Su mezquindad le lleva a atacar cuando debería reconocer el trabajo del gobernador en esta crisis sanitaria. 
Es decir, cuando desde el gobierno federal reconocen la labor de Héctor Astudillo Flores, el diputado Helguera se autoenvieste de calidad moral y transparencia para exigir cuentas al gobierno del estado, cuando en el Congreso sus congéneres aún esperan que rinda sus informes y explique cómo gastó el presupuesto del legislativo durante el tiempo que estuvo al frente de la Jucopo, donde valga recordar, cometió error tras error, al grado de que en su loca cabecita se configuraba la idea de que se catapultaba directo a la gubernatura del estado, hasta que mordió el polvo al ser destituido por sus compañeros de partido.  
Lo bueno es que en este tipo de circunstancias extraordinarias, así como surgen perversos que buscan acomodar sus intereses aprovechando las aguas turbulentas de una crisis, de la misma manera aparecen quienes sin recurrir al golpeteo político salen a dar lo mejor de sí mismos.
Es el caso del líder gasolinero Luis Walton Aburto, quien ha enviado insumos médicos a los hospitales, para protección del personal médico.
No se percibe que el empresario haga sus donaciones tratando de pasar por encima de otros, que sabe que también están en la carrera para ser elegidos candidatos a gobernador.
Ni golpea ni anda con las fotos en feis para hacerse promoción política, y eso es algo que debe valorarse en un político que no recurre al oportunismo político, como aquellos que pretenden aprovechar la pandemia para tirar a Adela Román. 
Se sabe que Walton ha entregado apoyos en el Hospital del Quemado, en el hospital comunitario de Coyuca de Benítez, al Hospital Vicente Guerrero del IMSS, y al General del ISSSTE, donde fueron los directores de cada nosocomio quienes agradecieron al empresario este valioso apoyo en mascarillas L95.
Otro que anda activo sin cacaraquear sus actos, es el líder del PT, Victoriano Wences Real, quien sigue entregando apoyos en la Montaña a las unidades médicas y a las personas necesitadas. 
Lo mismo hizo la diputada petista Leticia Mosso, quien atendió a los trabajadores del área de limpia del Congreso del estado con algunas despensas, consciente de que son los empleados que menos recursos ganan por el trabajo que realizan. 
Ambos representantes del PT han recorrido algunos municipios de la Montaña atendiendo peticiones que la población les hace llegar, como es la entrega de víveres e insumos médicos y de limpieza para las clínicas de salud. 
Y lo hacen con empatía, con solidaridad y buscado el bien común, pues no se ha visto que ataquen a nadie para obtener favoritismo electoral.
Esos son los políticos que hacen falta en este momento, aquellos que otorgan su ayuda sin valerse del golpeteo político ni la descalificación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario