jueves, 7 de mayo de 2020

ZONA CERO

*Guerrero “no es el epicentro del crimen organizado”: HAF
*Astudillo Flores, entre los diez gobernadores mejor evaluados durante la pandemia
Roberto Santos
Tiene razón el gobernador cuando califica como un exceso el informe de International Crisis Group, donde sitúa al estado como “epicentro del crimen organizado en nuestro país”.

Para esta organización nada ha cambiado desde la llamada guerra sucia, el enfrentamiento entre los hermanos Beltrán Leyva y el Chapo, los enfrentamientos entre grupos comunitarios y su relación con el narco, la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, y describe al estado como si estuviera congelado en el tiempo y el espacio, donde el narco tiene el control total de la vida estatal y sin estabilidad política. 
Algunas de las afirmaciones de esta organización internacional no pasan de ser puntadas para darle mayor dramatismo a su texto.
En algunos temas Guerrero ya no es el que describe esta organización, y son los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) los que la contradicen, además de que reconocidos por el propio Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, que señalan que en Guerrero municipios como Acapulco, Chilpancingo, Chilapa, Zihuatanejo, Iguala y Taxco disminuyeron sus índices delictivos.
Es cierto que eso se ha logrado con la coordinación de los tres órdenes de gobierno y con el apoyo de la Sedena, Marina, policía estatal y las municipales. 
Ese trabajo organizado que se realiza en las mesas para la Construcción de la Paz, han ubicado a Guerrero en el décimo lugar nacional en delitos de alto impacto.
En 2015, al inicio de la Administración de Astudillo Flores, la entidad ocupaba los primeros lugares en índices delictivos, y Acapulco era considerada la ciudad más violenta en el país, calificación que actualmente ha cambiado pues ya se ha colocado en el número 14 de los 50 municipios con mayor número de homicidios dolosos.
Y no lo dice el gobernador, lo dice el gobierno federal, al reconocer los avances de esta administración en la disminución de homicidios, condensados en los datos diarios del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).
De acuerdo con el SESNSP, Guerrero en 2020 ocupa la décima posición Nacional con la reducción de homicidios dolosos, además de secuestros, lo que ha valido el reconocimiento a la Administración del Gobernador Héctor Astudillo Flores desde Palacio Nacional, y de la organización Alto al Secuestro, encabezada por Isabel Miranda de Wallace.
Contrario a lo que señala International Crisis Group, en el estado durante 2019 se desarticularon 12 bandas criminales y se detuvieron 81 personas relacionadas con este delito.
Comparado con 2018, se incrementó en un 93 por ciento el número de personas detenidas y en un cien por ciento el número de bandas desmanteladas en Guerrero. 
Con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública, en más de 10 años, el mes de febrero de este 2020 registró, menos de cien homicidios dolosos. 
En la Mesa de Coordinación Estatal son evaluados los actuales indicadores delictivos a la fecha, así como las actividades delictivas en el estado con una disminución del 28.53 por ciento en los municipios prioritarios como Acapulco, Chilpancingo, Chilapa, Zihuatanejo, Iguala y Taxco, en comparación con las estadísticas de enero al 05 de mayo del año pasado, según datos del Secretario de Seguridad Pública, David Portillo Menchaca.
Atender la seguridad ha sido una de las prioridades del gobernador, y actualmente dedica la misma atención a la pandemia del Covid-19, por lo que sus acciones están dirigidas a implementar acciones que eviten los contagios en la población de Guerrero, así como asegurar camas e insumos suficientes para poder atender a posibles enfermos de coronavirus. 
Héctor Astudillo es uno de los gobernadores que se ha puesto al frente de las acciones de las instituciones de Salud, de seguridad pública, de la Sedena y Marina para atender a la población enferma, y a tratar de romper la línea de contagios. 
Ese compromiso con la población, de acuerdo a Mitofsky, lo ha ubicado como uno de los diez gobernadores más populares, y uno de los cinco con mayor incremento en su aprobación.
Entre marzo y abril, son 25 los mandatarios estatales que aumentaron su popularidad, reveló la encuesta de gobernadores y gobernadoras de México, de Consulta Mitofsky hecha para El Economista, y que fue publicada el martes 5 de mayo. 
La nota explica que Roy Campos considera que la pandemia por Covid-19 aumentó la aprobación de gran parte de los mandatarios en el mundo, quienes se vieron obligados a gobernar realmente para atender la emergencia. 
La consultora señala al Cua, Cuauhtémoc Blanco, gobernador de Morelos, como el peor evaluado.
El gobernador de Guerrero, tiene un porcentaje de aprobación del 46.5, siguiendo a Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, quien posee 52 por ciento de aprobación. 
De los diez gobernadores más destacados o sobresalientes, es Qurino Ordaz quien encabeza la lista con el 63.4 por ciento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario