lunes, 8 de marzo de 2021

ZONA CERO

 El contrasentido de quienes se oponen a los filtros de revisión 

Roberto Santos

La verdad resulta curioso que algunos motociclistas lancen la convocatoria para oponerse a los filtros que realizan las autoridades municipales de Chilpancingo.

Un contrasentido, por decir lo menos, cuando se lo que se trata es de reducir el número de fallecimientos por accidentes motociclistas, por lo que se revisa que porten el casco correspondiente y los documentos de los “potros de hierro”.

Se sabe que en estos filtros se han detenido 241 motos cuyos operadores no traían su documentación, y se recuperó una moto robada, que para felicidad de su dueño, regresó a sus manos.

Se detuvieron 4 vehículos porque los choferes conducían ebrios y se han levantado 617 infracciones porque los conductores no traían casco, licencia o la documentación de la moto. 

La responsabilidad de las autoridades municipales es cuidar que se reduzca el número de accidentes y que los operadores usen sus implementos necesarios de protección, como también deben hacerlo los choferes de vehículos automotores.

Además, los operativos tienen la finalidad de sacar de circulación las motocicletas robadas, para regresarlas a sus dueños. 

Lo mismo pasa con los filtros que ponen los agentes ministeriales, recuperan vehículos robados, incluidas motocicletas. 

Es decir, estos filtros no son exclusivos de los agentes de tránsito municipales, porque la Guardia Nacional pone los suyos, como por ejemplo en la carretera rumbo a Petaquillas y a la salida hacia Tixtla. 

Y para quienes manejamos, ya no es sorpresa que de pronto nos encontremos frente a las oficinas del PRI los operativos de revisión de los Agentes Ministeriales o de la Guardia Nacional cuando uno va rumbo a la colonia el Amate, sin ninguna opción de oponerse y menos de querer discutir con ellos. 

A decir verdad hace falta mayor conciencia de los motociclistas capitalinos, incluidos los repartidores de productos o comidas, quienes abusan de la velocidad y con tal de llegar rápido a su encomienda, no les importa rebasar por la izquierda. 

Es infinitamente doloroso ver los resultados de los accidentes donde se involucran personas que circulaban sin protección alguna. 

Y todos los días podemos ver como decenas de personas se meten a velocidad alta en el bulevard con sus esposas e hijos. 

Si eso ya es tentar a la suerte, lo es más cuando vemos que no portan ninguna protección o de los tres solo el conductor trae casco. 

Si las autoridades fueran más estrictas diariamente se detendrían cientos de motos o de conductores que actúan irreflexivamente y se ponen en riesgo su vida y la de quienes los acompañan. 

De acuerdo a los registros periodísticos, en el mes de enero fallecieron cuatro personas por accidente de motos. 

Y al menos uno pudo salvarse si hubiera llevado casco, pues su moto derrapó y él cayó golpeándose la cara. Era un señor de mediana edad que se dirigía a su casa después de laborar, y al parecer vivía cerca de donde sufrió el accidente porque pronto llegaron sus hijos.

Quienes convocan a oponerse a los filtros, deberían conjugar esfuerzos con las autoridades –que no son sus enemigas– y desplegar una campaña de concientización a los choferes de motocicletas para que traigan la protección adecuada –y documentos en regla–. 

Seguramente muchos familiares de éstos, se los agradecerían.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario