lunes, 19 de abril de 2021

Vidulfo Rosales vendió el movimiento de los 43 a Félix Salgado Macedonio

 Acapulco, Gro.- Vidulfo Rosales se ha convertido en el principal promotor del partido del Movimiento de Regeneración Nacional en Guerrero, ha politizado la búsqueda de justicia para los 43 desaparecidos en la terrorífica noche de Iguala y ha entregado el movimiento a los fines electorales de Félix salgado Macedonio, se desprende de la lectura de un artículo publicado en el periódico Milenio, de la Ciudad de México, por el ex gobernador, Ángel Heladio Aguirre Rivero.

“Los movimientos sociales abanderan causas legítimas, pero también arrastran rémoras. Ya basta de mentiras, provocación e incongruencias”, escribió el ex gobernador para sostener que Vidulfo es el mismo que se ha convertido en un dique hacia las investigaciones, y quien ha sembrado falsos supuestos y versiones perversas que fomentan el odio y deseo de venganza a los padres de familia.

En el artículo, Aguirre escribe que:

“El 9 de agosto de 2012 recibí una carta siendo gobernador de mi estado, a través de la cual diversas organizaciones nacionales e internacionales me pedían garantías para el retorno de Vidulfo Rosales Sierra, quien se encontraba en el extranjero ante una serie de amenazas que había recibido.

Derivado de esta petición, días después recibí en mis oficinas a la citada persona, quien desde entonces se desempeñaba como abogado del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan, junto con el ingeniero Abel Barrera, director de esa organización.

Como resultado del encuentro, Vidulfo Rosales regresó a Guerrero para continuar con sus actividades, contando con la garantía de respeto a sus tareas o funciones, sin que nunca hubiera hecho público algún obstáculo a su trabajo.

Vidulfo después se convirtió en el abogado de los padres de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala.

En aquella noche horrenda del 26 de septiembre de 2014, Vidulfo llegó a las instalaciones de la Fiscalía Regional de Iguala para pedirles a los 68 jóvenes que fueron rescatados y resguardados por la fiscalía que se negaran a declarar con relación a tan terribles hechos, tal como lo advirtieron el titular de dicha institución, el maestro Iñaki Blanco Cabrera, y el todavía titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, entre otras personas.

Vidulfo es el mismo quien en un audio de una conversación telefónica con su pareja expresó su malestar con los padres de familia al decir: “pinches indios, ya no los aguanto”, pero cuando se le cuestionó sobre el particular, éste descalificó el hecho y negó que se tratara de su voz, en su muy peculiar estilo, carente de sustento alguno.

Vidulfo es el mismo que se ha convertido en un dique hacia las investigaciones, y quien ha sembrado falsos supuestos y versiones perversas que fomentan el odio y deseo de venganza a los padres de familia.

Aún tengo la imagen de algunas madres de los 43 que me querían fulminar en nuestro primer encuentro con la Comisión de la Verdad. Eso es lo que Vidulfo les ha sembrado a través de sus señalamientos infundados.

Mandar a desaparecer o asesinar a las 43 jóvenes “era como cavar mi tumba”, como bien me lo dijo un alto funcionario del actual gobierno federal.

En un principio, Vidulfo señaló a policías municipales e integrantes de la organización delictiva Guerreros Unidos; después sostuvo que nada tuvieron que ver en la desaparición de los estudiantes; para volver a acusarlos de actuar en colusión con autoridades, sin aportar, en ningún caso, prueba alguna.

Vidulfo es el mismo que llevó a los padres de los 43 a un mitin de Félix Salgado para pedirle castigo a los responsables de estos tristes acontecimientos, cuando sabe perfectamente que es el gobierno federal quien lleva esta investigación.

Vidulfo se ha convertido hoy en uno de los principales promotores de la campaña de Morena en Guerrero, cuando muchas veces exigió no politizar el caso Iguala, llegando al extremo de advertir hace unos días que si el INE fallaba en contra del hoy senador con licencia, “las protestas van a subir de tono.

Muchos actores sociales ya elaboran acciones de protesta para no permitir la instalación de casillas en la entidad. Solo esperan el fallo del INE adverso a Félix para que aparezca en escena el boicot electoral”. ¿Dónde quedó la neutralidad en política?

Los movimientos sociales abanderan causas legítimas, pero también arrastran rémoras. Ya basta de mentiras, provocación e incongruencias. Fuera máscaras.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario